Alumni: aprender es para siempre

Las asociaciones de antiguos alumnos son una gran oportunidad de «networking», pero también una puerta abierta a la formación continua, al desarrollo de nuevas competencias y a una relación de largo recorrido entre profesional y centro

Actualizado:

Una oportunidad de «networking», pero también una eficaz herramienta de formación continua y un ejercicio de identificación entre estudiante y entidad educativa que crea lazos para toda la vida. Las asociaciones de antiguos alumnos (también conocidos como alumni) son las grandes embajadoras de la marca y una parte esencial y vertebradora en la estructura de universidades y escuelas de negocios. «Estimamos que en el IESE más del 50% de los participantes en los programas vienen a través de la opinión que han recibido de un antiguo alumno. Estos alumni también participan en el día a día de la entidad y algunos, incluso en el diseño de su estrategia», asegura Javier Muñoz, director de Alumni del IESE.

Como explica Julia Sánchez, director de Global Alumni Relations del IE, la formación continua es otra de las puertas que abre de par en par este tipo de servicios. «En cada uno de los encuentros que tenemos con alumni en todo el mundo ponemos el foco en lo que denominamos IE Today. Nuestro objetivo es informar, formar e impulsar la participación de nuestros antiguos alumnos para que aprovechen al máximo el ecosistema IE. Le informamos sobre nuevos proyectos, contenidos y formatos, las nuevas tecnologías aplicadas a la formación... », explica Sánchez. Precisamente, el IE celebró entre el 8 y el 10 de junio su «Global Alumni Weekend», cita que reunió a más de 1.000 antiguos alumnos de 71 nacionalidades. Las posibilidades de contactos profesionales es uno de los grandes valores de estas iniciativas. «Diseñamos espacios de relación a medida de los grupos de interés que favorecen el encuentro y la conversación entre profesionales, el intercambio de experiencias, la búsqueda de oportunidades. Las personas se conectan en comunidades por sector, función, localización (un número importante de antiguos alumnos es internacional), nivel organizativo y afinidad. Además tenemos herramientas que facilitan la identificación y el contacto entre los miembros de la red», explica Xavier Sánchez, director general de Esade Alumni. La tecnología es cada vez más importante en estas relaciones de largo recorrido. «Nos permite dar a conocer mucha de la actividad de los profesores. Hace dos años creamos una app para miembros de la agrupación que permite acceder a los contenidos formativos y también a los datos de contacto de los 47.000 exalumnos del centro», explica el director de Alumni del IESE.

Los antiguos alummos aprecian unas herramientas que facilitan la actualización de conceptos. Como explica Carmen Treviño, Global Product Marketing en Amadeus y ex alumna del Global Advanced Mangement Project de Esade, «vivimos en un presente vertiginoso en el que el cambio es constante y el aprendizaje también debe ser constante. Antes para hacer un plan de negocio estudiabas las tendencias de los tres últimos años y hacías las proyecciones de futuro a otros tres. Ahora necesitas anticipar las tendencias de hoy para ser capaz de actuar ahora y cambiar mañana. Esa sensación de incertidumbre disminuye si tienes un punto de referencia para actualizar conocimientos, desarrollar competencias nuevas y estar al día en innovación. Para continuar siendo relevante, necesitas estar presente. Y eso es más fácil cuando te sientes bien acompañado por una comunidad». Una identificación entre alumno y escuela que se consolida con los años, como explica Marta Fernández Herraiz. fundadora de LesWorking, una red para mujeres profesionales lesbianas. «Hace ya 13 años que estudié mi MBA en el IE, pero el servicio de alumni me permite seguir en contacto con la escuela y el networking que se genera allí. Estudiar un máster marca. Es un año gratificante y productivo, pero de mucha presión, una experiencia que no olvidas. Y por eso siempre tienes algo en común con otros profesionales que han estudiado en tu centro. A larga, todos nos convertimos en embajadores de esa marca». concluye.