El exvicepresidente de la Comisión Europea Joaquín Almunia (c); el presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri (2i); la subgobernadora del Banco de España, Margarita Delgado; el exsecretario de Estado de Economía y presidente de Rothschild&Co., Íñigo Fernández de Mesa, y el moderador del evento, Francisco Uría (i)
El exvicepresidente de la Comisión Europea Joaquín Almunia (c); el presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri (2i); la subgobernadora del Banco de España, Margarita Delgado; el exsecretario de Estado de Economía y presidente de Rothschild&Co., Íñigo Fernández de Mesa, y el moderador del evento, Francisco Uría (i) - EFE

Almunia: «En el rescate a la banca de 2012 se nos escapó el Popular»

El exvicepresidente de la Comisión Europa dice que el banco presentó en sus planes una situación financiera «mejor de lo que era»

Actualizado:

Las autoridades españolas y europeas admiten ya sin titubeos que quizá el Popular, que hace ahora dos años tuvo que ser resuelto y vendido de forma exprés al Santander, tenía que haber sido rescatado hace años por sus debilidades. El exvicepresidente de la Comisión Europea, Joaquín Almunia, ha reconocido este viernes que en el proceso de rescate de la banca española en 2012 "se nos escapó un banco: el Popular".

"Con todos los respectos al supervisor, hubiésemos necesitado que ya entonces estuviese funcionando el supervisor europeo único", ha dicho durante un acto celebrado en el Ministerio de Economía por el décimo aniversario del FROB que contó con la participación de los primeros espadas de las instituciones financieras españolas y europeas, como el presidente del FROB, Jaime Ponce; el gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos; el vicepresidente del Banco Central Europeo (BCE), Luis de Guindos; la presidenta de la Junta Única de Resolución (JUR), Elke König; y de la propias entidades, como el presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, ante una audiencia llena de autoridades, banqueros y consultores.

Almunia se referirse así a que por entonces era el Banco de España el que supervisaba a las principales entidades españolas y no el Banco Central Europeo (BCE), como desde 2014, lo que puede entenderse como una crítica al supervisor nacional. Ahora bien, dentro del proceso de rescate de la banca española, la Comisión Europea, y en concreto la comisaría de Competencia que dirigía el propio Almunia, era la encargada los planes de recapitalización y reestructura de los bancos españoles que entonces presentaron un déficit de capital. Y el Ejecutivo comunitario dio luz verde a que el Popular , que necesitaba 3.000 millones de capital, ampliarse capital para cubrir ese déficit.

En este sentido, el que fuera secretario general del PSOE ha admitido que Bruselas estuvo analizado si el Popular debía pasar a los planes de reestructuración "y no pasó porque pudo presentar unos balances y una situación económica y financiera mejor de lo que realmente era".

Lo cierto es que esta es una idea compartida por el propio Banco de España. En la comisión del Congreso de los Diputados que investigó la crisis financiera, el exgobernador Luis María Linde admitió que quizá ya en 2012 se tenía que haber rescatado al Popular.

Las autoridades defienden en todo caso que su actuación con el Popular en el momento de la resolución fue la óptima. El vicepresidente del BCE, Luis de Guindos ha señalado en el mismo foro que con ello se protegió a los depositantes y la estabilidad financiera.

Eso sí, tanto De Guindos como el actual gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, han instado a reforzar los mecanismos de provisión de liquidez de las entidades en resolución y han urgido a los Estados miembros a constituir de una vez por todas el Fondo de Garantía de Depósitos (FGD) europeo común.

Mientras tanto, la subgobernadora del Banco de España, Margarita Delgado, ha llamado a las entidades financieras españolas a seguir reforzando sus niveles de capital, y en ese sentido ha reiterado el mensaje de supervisor de que para ello los bancos deben ser disciplinados con el reparto de dividendos entre los accionistas.