Las medidas sobre la mesa para el nuevo ajuste de 30.000 millones
Cristóbal Montoro trabaja en los detalles del inevitable recorte - ignacio gil

Las medidas sobre la mesa para el nuevo ajuste de 30.000 millones

El despido de empleados públicos, la rebaja del sueldo a funcionarios y el aumento del IVA estarán hoy sobre la mesa de la comisión delegada de asuntos económicos

MADRID Actualizado:

Nuevo plan de ajuste para acabar el año cumpliendo con la previsión de déficit público exigida por Bruselas. El 5,3% del PIB en 2012. Entre las medidas que se pondrán hoy sobre la mesa de la comisión delegada para asuntos económicos para cuadrar las cuentas de este año están adelgazar la plantilla de personal de la Administración, una vuelta de tuerca más a los sueldos de los funcionarios y decidir definitivamente cuándo se aplicará la subida del IVA y qué tipos desaparecerán. Con este nuevo ajuste, el Ejecutivo de Mariano Rajoy pretende ahorrar hasta 30.000 millones en 2012.

El Gobierno se había resistido a realizar un nuevo ajuste, pero tras las concesiones de Europa en la pasada cumbre de jefes de Estado y de Gobierno en Bruselas y los malos resultados de déficit público, a Mariano Rajoy no le ha quedado otra opción que buscar ahorros o fórmulas adicionales, en el caso del IVA, para recaudar más.

El primer punto a tocar será la Administración. Mariano Rajoy, que ya se comprometió a reducir su tamaño, estudia ahora, como también lo hará Italia, aligerar la nómina de empleados públicos. A ello ayudará enormemente la reforma laboral aprobada definitivamente la semana pasada por el Congreso, con la que el Ejecutivo abría la puerta a realizar ERE públicos. Los afectados saldrán de entre los trabajadores de empresas estatales, interinos y contratados que no hayan ganado su plaza con oposición. El recorte estaría en la línea del emprendido por Monti en Italia, alrededor del 10% de la plantilla del Estado.

El equipo de Rajoy tiene previsto analizar hoy una nueva rebaja de los sueldos de los funcionarios. No se aplicará de forma lineal al salario, como ocurrió en 2010 con Zapatero. Ahora se actuaría por el lado de los complementos, que podrían o reducirse o desaparecer en algún caso. Esta medida no es tan drástica como una rebaja lineal de los sueldos, pero en la práctica es igual de efectiva por el lado del ahorro.

La subida del IVA, recomendada una y otra vez por Europa, es vinculante para España, como ya adelantó Joaquín Almunia. La armonización que busca Bruselas podría suponer una reducción del número de tipos impositivos desde tres a dos, como sucede en Alemania o Reino Unido. La clave está en pasar al tipo general del 18% productos y servicios que ahora pagan el 8%. El tipo superreducido del 4% está condenado a desaparecer. El momento para reestructurar el impuesto está por decidir, para evitar dañar la campaña turística, por lo que cobra fuerza que llegue tras el verano.

El Gobierno explicará las medidas ante el Eurogrupo del próximo lunes y Rajoy podría adelantar ya algún detalle en su comparecencia en el Congreso del miércoles 11, aunque la decisión definitiva no se anunciaría antes del Consejo de Ministros del viernes 13.