Junta de accionistas de Dia
Junta de accionistas de Dia - Efe

La escasa afluencia de accionistas allana el camino a Fridman

Se han presentado en torno a un 54,3% del capital del grupo, y el magnate ruso cuenta con un 29,1%

Actualizado:

La junta de Dia ha arrancado esta mañana y las opciones del consejo de administración para sacar adelante su plan se han reducido drásticamente. Según ha informado la cadena de supermercados al inicio de la junta de accionistas, la afluencia total es del 54,3% del capital social. Esta representación allana el camino al máximo accionista, el magnate ruso Mikhail Fridman, de llevar a cabo su plan para controlar la compañía.

El consejo de administración, liderado por Borja de la Cierva, pretende diluir el capital por diez veces su valor para luego llevar a cabo una ampliación de 600 millones. Esta operación acordeón es muy frecuente en compañías que tienen una situación delicada. Hay que recordar que Dia cerró 2018 con un beneficio neto negativo de 352 millones y 98 millones negativos de fondos propios. Además, contaba con el acuerdo con los bancos como aval ante los accionistas para que votaran su plan.

En segunda convocatoria los puntos se aprueban con mayoría simple de los participantes de la junta. Como Letterone, el fondo con el que Fridman participa en Dia, posee el 29,1%, solo con sus votos tiene el músculo suficiente para tumbar las propuestas del consejo.

Stephan DuCharme
Stephan DuCharme- Efe

Fridman lanzó una opa voluntaria a un precio de 0,67 euros la acción, la cual solo triunfaría si no se lleva a cabo ninguna ampliación de capital y consiguen que vayan a la misma el 50% de las acciones que aún no posee. Además, si logra tomar el poder y llega a un acuerdo con los bancos acreedores, algo que todavía no ha logrado, llevaría a cabo una ampliación de capital de 500 millones.

En ese sentido, Stephan DuCharme, mano derecha de Fridman, ha tomado la palabra para pedir a los accionistas que apoyen la opción de Letterone y rechacen los puntos 5.2, 6.1 y 6.2, los referidos a la operación acordeón y la ampiación de 600 millones del consejo. «Agradezco las múltiples muestras de apoyo con otros accionistas. Vemos un futuro brillante, pero solo si se aprueban los cambios que L1 quiere acometer», ha explicado DuCharme.

División de opiniones

Entre los accionistas asistentes a la junta hay división de opiniones sobre qué opción es la mejor. Así, los detractores del consejo achacan a este que su intención de diluir el precio de las acciones va a obligar a los accionistas a invertir más dinero para no ver reducida su participación. Aunque eso sí, muchos de estos no creen que la opción de Fridman sea la mejor, sino la «menos mala». Por su parte, los opositores del magnate ruso han pedido que se investigue la relación de este con Goldman Sachs, segundo accionista de Dia y que ha estado reduciendo y ampliando su posición sobre la compañía constantemente, prestando gran parte a los bajistas que han terminado hundiendo el valor de las acciones de la cadena.

A su vez, hay una tercera parte, representados por la Asociación de los Accionistas Defensores de Dia, presidida por el empresario Rafael del Castillo, que no apoya ninguna de las dos partes y que defiende la «españolidad de la compañía». Además, proponen crear una socimi para gestionar los activos inmobiliarios de Dia. Sin embargo, desde el consejo han respondido a esta cuestión alegando que «la compañía no tiene activos significativos para llevarla a cabo». La AADD también quiere llevar a cabo una ampliación de capital de 150 millones.

Así, de poco han servido los esfuerzos del consejo de convencer a los accionistas. De la Cierva ha reconocido errores en la gestión del pasado de la compañía, sobre todo desde 2016 cuando Dia tuvo un deterioro del negocio. Aun así, el consejero delegado ha puesto en valor el plan de negocio que ya adelantó ABC en profundidad.