Acesa trata de vender un 25% de Tradia por 90 millones para financiar la compra de Auna Audiovisual

JOSÉ ANTONIO NAVASMADRID.
Actualizado:

Acesa, controlada por La Caixa, ha valorado su filial de telecomunicaciones, Tradia, en más de 350 millones de euros con vistas a la búsqueda de socios que le ayuden a comprar el negocio audiovisual de Retevisión.

La operación que maneja Acesa puede pasar a los anales de mundo de los negocios, sobre todo si se tiene en cuenta que la concesionaria de autopistas va a comprar previamente a la Generalitat el 5% que todavía le falta para asumir el 100% de Tradia por un importe de menos de 7 millones de euros. En definitiva, lo que vale 140 millones a la hora de comprar se transforma en 350 cuando llega el momento de vender. Ni que decir tiene que, bajo estas condiciones, la filial de La Caixa está encontrando serias dificultades para reestructurar el capital de Tradia.

La recomposición accionarial de Tradia tiene por objeto canalizar una oferta de compra atractiva sobre Auna Audiovisual. El concurso de venta de las infraestructura de antenas de la antigua Retevisión entrará dentro de poco en su recta final cuando los distintos grupos inversores presenten ofertas formales a Salomon Smith Barney, banco encargado de coordinar la venta. La valoración de Auna Audiovisual se siúa en torno a los 500 millones de euros y Acesa lo que pretende es unir sus esfuerzos incorporando al capitalde Tradia a algunos de los fondos de inversión que han venido mostrando interés por participar en la operación.

Carlyle ofertará en solitario

En este sentido, Acesa había negociado una alianza con Carlyle Group, el fondo de inversión americano cuyo responsable en Europa es el antiguo primer ministro británico, John Major. La operación parecía desembocar en buen puerto hasta hace poco cuando la filial de La Caixa se ha despachado pidiendo por el 25% de Tradia cerca de 90 millones de euros. La propuesta ha sido rechazada de plano y tras varios meses de tira y afloja, el grupo financiero norteamericano ha decidido presentar una oferta propia y en solitario por Auna Audiovisual.

Ahora, en la sede de La Caixa buscan algún otro partner que ayude a financier la adquisición de un negocio que encaja perfectamente en la estrategia operativa de Tradia. No hay que olvidar que el proyecto de Retevisión como segundo operador de telecomunicaciones fue concebido con una especial orientación industrial hacia Cataluña, lo que otorga un significado especial a La Caixa como comprador final de la red audiovisual.

El problema es que con los precios que solicita Acesa, la mayor parte de los fondos de inversión interesados en la compra de Auna Audiovisual podrían seguir el camino de Carlyle y presentar ofertas alternativas, todas ellas competidoras de la que, a su vez, termine haciendo el grupo de La Caixa. A la postre, el gran beneficiario será el SCH que, como accionista de referencia de Auna, podrá maximizar la venta de lo que, en su día, fue el negocio original de la antigua Retevisión.