Isabel B Permuy
Ante el ataque a la acción de los especuladores

Los accionistas de Dia piden a la CNMV y al Banco de España que intervengan

Una familia de empresarios canarios prepara una contraopa; mientras la acción de Dia cerró ayer por primera vez por debajo del precio de Letterone

MadridActualizado:

El futuro de Dia continúa siendo una incógnita sin resolver. El pasado 5 de febrero Mikhail Fridman presentó una opa voluntaria a través de su fondo de inversión Letterone. Esta oferta, a un precio de 0,67 euros la acción, abrió un abanico de posibilidades en torno al futuro de la compañía. El magnate ruso, que cuenta con el 29% de las acciones de la cadena de supermercados, tiene aun así que sortear varias piedras por el camino para salir vencedor. Entre ellas, la movilización de varios accionistas minoritarios, que tratan de evitar a toda costa que Dia acabe en sus manos.

Este grupo de accionistas se ha agrupado en una organización -Asociación de Accionistas Defensores de Dia- cuyo propósito, según explican, es la «defensa de los intereses de accionistas minoritarios, trabajadores y proveedores» de la compañía española y que está presidida por el empresario Rafael del Castillo. La asociación pide explicaciones a la CNMV por su pasividad, «favoreciendo el ataque especulativo liderado por Letterone y Mikhail Fridman y materializado a través de entidades financieras con objeto de hacer desplomar la cotización de Dia». En concreto, se refieren a la relación que el fondo del magnate ruso tiene con la entidad bancaria estadounidense Goldman Sachs. A pesar de que Letterone niega cualquier relación, fuentes financieras consultadas por ABC afirman que Goldman Sachs asesora al fondo con la opa voluntaria.

Desde la asociación además critican la inactividad del supervisor presidido por Sebastián Albella ante la presión que los bajistas, aquellos inversores que apuestan a la caída del precio de la acción, realizaron sobre Dia. En opinión de la organización «existen numerosos ejemplos en los que la CNMV ha intervenido prohibiendo temporalmente operaciones en corto contra diversas entidades». La última de ellas fue en verano de 2017, cuando tras la crisis del Banco Popular el supervisor vetó las ventas especulativas y en corto plazo sobre Liberbank. De hecho, la semana pasada Albella alabó en cierto modo la figura de los bajistas en torno a Dia, ya que a su juicio demuestran tener «la agudeza visual» para detectar con antelación las debilidades de una compañía.

La presencia de Goldman Sachs en el capital de Dia ha sido más negativa que positiva para la compañía, ya que desde que entró en él, en agosto de 2017, un mes después de la irrupción de Fridman, ha estado aumentando y disminuyendo su posición en el capital de la cadena de supermercados, incluso desapareciendo del mismo. Además, cuando la presencia de la entidad americana crecía en el accionariado, prestó acciones a terceros, una operación que en España solo pueden hacer fondos de extranjeros. El caso es que son los propios bajistas los que suelen tomar prestado estas acciones, por lo que los accionistas señalan que Goldman Sachs, con el beneplácito de Fridman, es el responsable del descalabro bursátil con su especulación. Ayer, el banco inversor aumentó su presencia en el capital de Dia, consolidándose como el segundo mayor accionista con un 5,69%.

Mientras, los accionistas minoritarios piden también al Banco de España que actúe «en consideración a las informaciones publicadas en diversos medios respecto a expedientes sobre presuntas irregularidades de Fridman y Letterone referidos a la legislación sobre blanqueo de capitales». En concreto, piden que el organismo presidido por Pablo Hernández de Cos, «se informe con urgencia en relación a esta materia y en su caso se dé traslado a las autoridades competentes» y evitar así que el valor de la compañía siga cayendo.

Oferta superior

Por otro lado, la vía de una contraopa crece con más fuerza que nunca. Según ha podido saber ABC, una familia de empresarios canarios está preparando una oferta por Dia, cuyo precio sería superior a la de Fridman. Según fuentes consultadas por este periódico, los pequeños accionistas sí verían con buenos ojos esta opción ya que entienden que el valor de Dia es mayor a los 0,67 euros por acción. Aun así, de momento, estos no tienen la intención de unirse a esta posibilidad hasta que no conozcan a cuánto asciende el montante de la contraopa. Ayer, la cotización en Bolsa de la compañía cerró en los 0,66 euros por acción, por debajo del precio de Letterone por primera vez desde que presentara la opa.