Adecco Group Institute ha presentado en Madrid el VIII Informe Adecco sobre Absentismo
Adecco Group Institute ha presentado en Madrid el VIII Informe Adecco sobre Absentismo - Adecco

El absentismo marca un máximo histórico en España: 753.000 asalariados no trabajaron en todo el año

El coste directo para las empresas rozó los 7.000 millones de euros, según datos de Adecco

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El absentismo laboral crece en España y, además, lo hace alcanzado un máximo en la serie histórica. Durante 2018, 753.000 asalariados no acudieron ni un solo día del año a su puesto de trabajo, una cifra que se traduce en un aumento de 52.000 personas respecto al curso anterior, según datos recopilados por el Adecco Group Institute y presentados este miércoles en el VIII Informe Adecco sobre Absentismo.

La tasa de absentismo –entendida como el porcentaje de horas no trabajadas (sin contar vacaciones, festivos ni horas perdidas debido a ERTEs) respecto a la jornada pactada efectiva– se sitúa así en el 5,3%, un dato que supera por una décima el pico más alto registrado hasta el momento, que fue en 2009. Las horas no trabajadas por absentismo también marcaron la cifra más acusada desde 2009: 87 horas anuales por trabajador.

El director del Adecco Group Institute, Javier Blasco, ha calificado de «preocupante» la situación y ha señalado que «más de 100 millones de horas al mes, unos 1.350 millones de horas al año se pierden por ausencias al puesto de trabajo», lo que supone un incremento de prácticamente 100 millones de horas respecto al periodo anterior, algo que ha valorado como una «cifra impactante».

La industria es el sector de actividad que sufre un mayor absentismo, con una tasa del 5,6% y un total de 99 horas perdidas por trabajador y por año. Le sigue servicios, con una tasa del 5,4% y una media de 85 horas anuales no trabajadas. En el lado opuesto se encuentra la construcción, sector en el que se han perdido, de media, 65 horas anuales y que registra la menor tasa de absentismo (3,6%).

Por zonas geográficas, las horas no trabajadas por absentismo muestran una tendencia ascendente en casi todas las Comunidades Autónomas entre 2000 y 2018. Cataluña y Cantabria son las únicas que se han mantenido al margen de ese movimiento al alza, si bien ambas autonomías se contaban en 2000 entre las cinco regiones con mayor número de horas perdidas por absentismo.

Entre las 15 Comunidades Autónomas en las que las horas no trabajadas por absentismo se incrementaron sobresalen los casos de Andalucía (con una subida del 157%), Castilla-La Mancha (su incremento fue del 126%) y Baleares (+26%).

En todo el territorio nacional, hay cuatro regiones que, en promedio, pierden más de 100 horas anuales por asalariado con motivo de absentismo. Lidera la clasificación País Vasco (126 horas), seguida de Navarra (112 horas) y Asturias (103 horas).

Absentismo por incapacidad temporal

Más de un millón de empleados que tenían una baja laboral por incapacidad temporal no acudieron en todo el año a su puesto de trabajo. El 85,5% de estos procesos se derivaron en 2018 de contingencias comunes –el trabajador, por causa de un accidente o enfermedad no laboral, está imposibilitado para el desempeño de su función–, lo que significa un aumento del 12,7% respecto a 2017.

El 68,51% de estos procesos tuvieron una duración de hasta 15 días y representaron el 8% del total de días de baja. Sin embargo, se registra un incremento de la media de bajas de larga duración que, comparadas con 2009, experimentan una variación al alza del 19,8%.

Según se desprende del informe, existe una cierta relación entre el absentismo por contingencias comunes y el tamaño de las empresas. En las corporaciones que no superan la decena de trabajadores se registra un 62,83% menos de estos procesos con respecto a las compañías que cuentan con más de 250 empleados. La media de días de absentismo es también inferior, hasta un 49,47% menos.

Más de 85.000 millones de euros

El gasto en prestaciones económicas por incapacidad temporal por contingencias comunes, a cargo de las mutuas colaboradoras con la Seguridad Social y de las entidades gestoras de la Seguridad Social ascendió a 7.498,54 millones de euros, lo que significa un incremento del 12,89% respecto a 2017. El coste directo para las empresas fue de casi 7.000 millones de euros, mientras que el coste de oportunidad supuso 70.741,40 millones de euros. El coste por trabajador afiliado fue de 433,16 euros de media.

De esta forma, el coste total del absentismo por incapacidad temporal por contingencias comunes ascendió a 85.140,42 millones de euros, lo que marca un incremento del 10% respecto al ejercicio anterior, algo, que tal y como señala el informe, tiene «graves repercusiones para los propios trabajadores, para la competitividad de nuestras empresas, para la creación de empleo, para nuestro sistema de protección social y para el crecimiento económico».