EFE  Alemany y Fainé presidieron ayer el consejo que aprobó la fusión con Autostrade y la posterior junta de accionistas

Abertis relativiza las dificultades que Italia plantea a su fusión con Autostrade

La ampliación de capital de una acción liberada por cada 20 que ayer aprobó la junta de Abertis ha modificado la ecuación de canje para su fusión con Autostrade

Actualizado:

JOAN CARLES VALERO

BARCELONA. «La oposición política en Italia no es radical, ni por parte del futuro Gobierno ni por parte de la futura oposición». Con ese tranquilizador mensaje se expresaron ayer los máximos directivos de Abertis para relativizar las posibles dificultades que pudieran surgir en el proceso de fusión con Autostrade. Tanto el presidente de Abertis, Isidre Fainé, como el consejero delegado, Salvador Alemany, insistieron en que «la situación es más tranquila de lo que parece», a pesar de que el consejo de administración de Autostrade, celebrado el martes, retiró las atribuciones ejecutivas al hasta entonces consejero delegado de la concesionaria italiana, Vito Gamberale, por haber manifestado su oposición al proyecto de fusión que la semana pasada apadrinó él mismo en las presentaciones del acuerdo. Gamberale iba a ser covicepresidente de la nueva Abertis.

Fainé aseguró que las dos compañías fusionadas lograrán una «economía de gama o de alcance, y una masa crítica con la que podremos aspirar a más sin dejar de ser fuertes en autopistas». Ante la necesidad de infraestructuras que tienen todos los países, «lo lógico es crecer más diversificados», siguiendo el modelo de Abertis, que gestiona ocho aeropuertos propios y cinco en concesión, tiene a su cargo el despliegue de la televisión digital terrestre (TDT) en España a través de Retevisión, y posee aparcamientos en 66 ciudades del mundo, entre otros negocios.

Además de España, Francia, Inglaterra, Italia y Portugal, donde ya están presentes, Estados Unidos, China y el sudeste asiático son objetivos prioritarios, aunque esos mercados de concesiones «todavía no estén maduros».

La junta ordinaria de accionistas aprobó la tradicional ampliación de capital de una acción liberada por cada 20, por valor de 86 millones de euros, lo que ha supuesto cambiar la ecuación de canje acordada con Autostrade, al pasar de una acción de Abertis por una de la italiana a 1,05 títulos de la española por una de la italiana.

Salvador Alemany mostró ayer su confianza en que la compañía acabará teniendo «resultados positivos» en Xfera, pese a que el Ministerio de Industria baraja revocar antes del verano la licencia de UMTS concedida a la compañía de telecomunicaciones participada por Abertis (8,36%). Alemany respondió a un accionista que la inversión realizada está provisionada, por lo que, en caso de que se revoque la licencia, no habría «ningún efecto» en las cuentas de la compañía.