El ministro de Fomento, José Luis Ábalos
El ministro de Fomento, José Luis Ábalos - EFE

Ábalos admite que el pago «simbólico» en las autovías es una cuestión a debatir

«Es una cuestión de debate que no está ni siquiera iniciado», ha apuntado Ábalos en una entrevista con Telecinco

MadridActualizado:

El ministro de Fomento en funciones, José Luis Ábalos, ha salido al paso de lo publicado este martes sobre la posibilidad de imponer un pago «simbólico» en las autovías ahora gratuitas y asegurado que es una cuestión a debatir y sobre la que reflexionar. «Es una cuestión de debate que no está ni siquiera iniciado», ha apuntado Ábalos en una entrevista con Telecinco.

El titular de Fomento ha recordado que en la pasada legislatura se planteó la creación de una subcomisión de estudio sobre la financiación de la red viaria de alta capacidad. Según Ábalos, esta subcomisión, que no llegó a constituirse, pretendía abordar «desde un punto de vista serio y riguroso» cómo financiar la red de alta capacidad, que tiene un coste de 1.100 millones de euros para el erario público por sus necesidades de conservación.

El diario El País ha revelado hoy que el Gobierno sigue perfilando un modelo para asegurar la viabilidad de la red de autovías del Estado. Según este medio, el Ministerio de Fomento baraja el pago por uso de las autovías, aunque el coste para los usuarios sería simbólico.

Oposición de consumidores

Para FACUA-Consumidores en Acción ya se ha pronunciado en contra del cobro de peajes en autovías gratuitas que ha planteado el Ministerio de Fomento, y apuntado que «el supuesto fin sería costear el mantenimiento de las infraestructuras y el impacto medioambiental».

Esta asociación ha considerado que el mantenimiento de las carreteras estatales «debe financiarse a través de los Presupuestos Generales del Estado», y añadido que el dinero necesario para que las vías estén en buen estado debe salir de los impuestos directos de los ciudadanos.

En este sentido, Facua ha criticado que esta medida, al plantear que todos los conductores deban pagar la misma cantidad para transitar por una carretera. En su opinión, finalmente terminará afectando más a los usuarios que tienen menos poder adquisitivo, que sufrirán un perjuicio mayor para poder hacer uso de vías que son de titularidad pública.

La asociación también ha advertido de que esa clase de peajes incentivaría la utilización de carreteras nacionales, donde la siniestralidad es más alta y que, en muchos casos, no están mantenidas correctamente por el Estado. De esta forma, existirían dos tipos de conductores: uno con un nivel adquisitivo más alto, que podría transitar por las autovías, y otro que, debido a no poder hacer frente al pago, se enfrentaría a carreteras con un mayor riesgo de accidente y en peores condiciones.