Lorenzo Amor, presidente de ATA
Lorenzo Amor, presidente de ATA - Maya Balanya

El 78% de los autónomos trabaja 9 horas diarias o más

Solo el 18% de los jóvenes trabajadores por cuenta propia logra la conciliación

MadridActualizado:

El 2019 arrancaba con buenas perspectivas para los autónomos. Durante los cuatro primeros meses del año, el número de autónomos se incrementó en 9.949 personas. A cierre de abril, había en España un total de 3.262.988, según los datos de afiliación publicados por la Seguridad Social. La realidad de este colectivo es, sin embargo, más dura de lo que reflejan estas buenas cifras.

La Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA) ha analizado cómo es la rutina laboral de un autónomo y ha obtenido diversas conclusiones. La principal es que el 78% de los encuestados afirma trabajar 9 horas o más diarias. El 28% asegura que pasa la mitad de su día trabajando y que su jornada es de 11 o más horas diarias. El 29% declara que no baja de las 10 horas al día, mientras que el 21% pasa unas 9 horas en su negocio o trabajando para él y solo el 15% tiene una jornada de 8 horas.

Dos de cada diez autónomos dedican una media de entre 45 y 65 horas semanales a su negocio y uno de cada cinco lo hace todos los días de la semana. En cuanto a los periodos vacacionales, el estudio de ATA revela que el 73% de los autónomos disfruta de menos de 20 días de vacaciones anuales y solo el 5% tiene más de 30 días al año.

Fuerte dedicación

Sus bajas por enfermedad son otro de los aspectos llamativos: el 76%, tres de cada cuatro, no se ha pedido ni un día o ha desempeñado sus funciones enfermo. La cifra de autónomos que pasan por esta circunstancia es muy inferior a la de los trabajadores por cuenta ajenam pero los días de media de las bajas son muchos más: 92 frente a los 39 de los asalariados, algo que se explica por la alta implicación que requiere su cotidianidad. «Cuando un autónomo se da de baja es porque realmente está mal y no puede hacerse cargo de su negocio», ha afirmado Lorenzo Amor, presidente de ATA.

Según el Informe sobre Siniestralidad Laboral que ATA presentó en abril y que toma como referencia al 18,5% de los autónomos que tenían contratadas en 2018 las contingencias profesionales, los autónomos sufren más accidentes graves y muy graves que los asalariados. El 2,59% de ellos ha tenido en 2018 un accidente grave frente al 1,15% de los trabajadores por cuenta ajena, y el 0,18% sufrieron un accidente muy grave frente al 0,05% de los asalariados.

La cantidad de horas que los trabajadores por cuenta propia invierten en el plano profesional dificulta que compaginen su vida laboral y personal. Los mayores de 55 años, que generalmente gozan de cierta estabilidad, son quienes más lo consiguen, en concreto, el 55%. Sin embargo, entre los jóvenes (de 26 a 35 años) solo el 18% logra la ansiada conciliación. Los motivos fundamentales que se esconden tras este bajo porcentaje son el exceso de trabajo (50%) y un horario incompatible con la atención a sus necesidades particulares (35%).

Los impedimentos más frecuentes que tienen los autónomos son la falta de un horario fijo (30%), la gran carga de trabajo (15%), la presión de los clientes (8%) y las bonificaciones de la Seguridad Social (6%). Un 36% de los autónomos reconoce que lo que no les permite conciliar es la suma de todas las circunstancias mencionadas.

Las motivaciones de los autónomos para conciliar son el cuidado de los hijos (60%) o de otras personas (18%). De hecho, el 78% de ellos requiere horas al día para cuidar de otras personas, de modo que la imposibilidad de hacerlo representa un problema añadido.

«A los que se lanzan a la aventura de emprender hay que ponerles alfombra roja y eliminar todas las trabas posibles. Y a los que ya tienen un negocio en marcha hay que asegurar que puedan consolidarse, que no sufran morosidad, especialmente de las administraciones públicas y debemos darles seguridad jurídica y tranquilidad para seguir generando empleo y riqueza”, ha declarado Lorenzo Amor.