Recogida de la aceituna en una finca de Sevilla
Recogida de la aceituna en una finca de Sevilla - EFE

El año 2018 finalizará con muy poco aceite nuevo en los lineales

El retraso en la recolección de la aceituna de molino a causa de las lluvias explica esta escasez, según los agricultores de Asaja

EFE
SEVILLAActualizado:

El año 2018 va a finalizar con muy poco aceite nuevo en los lineales por el retraso en la recolección de la aceituna de molino a causa de las lluvias y por el menor rendimiento graso, según las conclusiones de la jornada del olivar de Asaja Sevilla. Transcurrido los dos primeros meses del inicio oficial de la campaña de recolección de aceituna de molino queda aún por molturar el 95,4% de toda la cosecha, según los datos de esta asociación agraria.

Esto se explica por un verano suave, que retrasó la maduración de la aceituna, y un otoño más lluvioso de lo normal que han ralentizado la recolección de la aceituna de molino y, en consecuencia, la molturación y la llegada de los nuevos aceites a los lineales.

En la jornada, celebrada en Cazalla de la Sierra (Sevilla), el jefe del Servicio de Estudios de la Consejería de Agricultura, Juan Bascón, expuso que en dos meses del inicio oficial de la campaña de recolección solo se habían obtenido 61. 755 toneladas de aceite de oliva en España, un 4,6% de la producción prevista por el Ministerio de Agricultura, que asciende a 1.598.900 toneladas.

Pese a ser superior en casi un 27% a la de la pasada campaña, resultará insuficiente para compensar la caída de producción que experimentarán el resto de países productores, ha indicado Bascón.

Este dato fue puesto también de manifiesto por el director adjunto del Consejo Oleícola Internacional (COI), Jaime Lillo, quien destacó que en la campaña 2018/19 la producción mundial de aceite de oliva se situará en 3.131.000 toneladas, un 5,5% menos que la pasada, como consecuencia de la drástica caída de la producción en Italia, Grecia, Túnez, Turquía y Portugal, entre otros.

Según el responsable del COI, España producirá en esta campaña el 50% de todo el aceite de oliva que se obtenga en el mundo, lo que supone una "muestra del liderazgo" y que se está trasladando también a los mercados, puesto que España es el principal abastecedor de EEUU (el principal importador de aceite de oliva del mundo, que importó 322.000 toneladas la pasada campaña), de China y de Japón.