La ministra de Hacienda, María Jesús Montero
La ministra de Hacienda, María Jesús Montero - EP

Los 1.200 millones, que son «poco» para Montero, casi tres veces la subida de pensiones prevista

La ministra de Hacienda consideró a su salida del Congreso que esa cantidad se puede «quitar o poner en una parte del Presupuesto»

Actualizado:

Los Presupuestos Generales del Estado están siendo un quebradero de cabeza para el Gobierno que lidera Pedro Sánchez. Con el acuerdo llevado a cabo con Podemos se han aproximado más que nunca a la aprobación de los Presupuestos, pero todavía necesitan el apoyo de los nacionalistas e independentistas catalanes y vascos para continuar con el proyecto.

Tras recibir el plan presupuestario, Bruselas ha solicitado más datos y una aclaración acerca de las partidas y los ingresos presupuestarios debido a la desconfianza que estos generan en Europa. De hecho, Alfredo Bonet, secretario general del Círculo de Empresarios, ha alertado de que los son «ingresos irreales» y, por lo tanto, amenazan al empleo, la inversión empresarial así como el devenir de la economía española.

Sin embargo, la que ha mostrado una frivolidad notoria ante el baile de números en los presupuestos es la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, que a su salida del Congreso de los Diputados la pasada semana restó importancia a un hipotético ajuste si tuvieran que aplicar un objetivo de déficit del 1,3% en lugar del 1,8%. «Pasarse en un Presupuesto es fácil. Lo he dicho siempre, chiqui, son 1.200 millones, eso es poco, eso lo quitas o lo pones en una parte del presupuesto», chuleó ante los periodistas. Eso es tan «poco» que, para hacerse una idea, una entidad de la grandeza del Real Madrid ha aprobado para este año un Presupuesto de 752 millones, es decir, algo más de la mitad de lo que Montero considera una minucia.

Los 1.200 millones a los que la ministra de Hacienda resta importancia implicarían una bajada notable en el impacto de las medidas de gasto de diferentes partidas presupuestarias. Por ejemplo, sería casi tres veces lo previsto para la subida de pensiones mínimas y no contributivas o cerca de cuatro veces lo destinado a la subida del salario mínimo a 900 euros.