El presidente de la Generalitat en funciones, Artur Mas (i), junto al conseller de Empresa y Ocupación, Felip Puig (d)
El presidente de la Generalitat en funciones, Artur Mas (i), junto al conseller de Empresa y Ocupación, Felip Puig (d) - efe

El Gobierno catalán crea una comisión de seguimiento del caso Volkswagen

La Generalitat asegura que ha desarrollado un plan de ayudas para acompañar las inversiones de la empresa en la planta de Martorell

Actualizado:

El Govern catalán creará una comisión de trabajo y seguimiento de la situación en Catalunya por la crisis en el Grupo Volkswagen para compartir información y colaborar con representantes de Seat, de los sindicatos y del sector de la automoción, con presencia de las empresas auxiliares que proveen a la automovilística.

Así lo han explicado el conseller de Empresa y Empleo, Felip Puig, y los secretarios generales de CC.OO. y UGT de Cataluña, Joan Carles Gallego y Josep Maria Álvarez, en rueda de prensa tras una reunión en el Palau de la Generalitat presidida por el presidente en funciones, Artur Mas, a la que también han asistido miembros del comité de empresa de Seat y representantes de las federaciones de industria de ambos sindicatos.

Puig ha insistido en que el Govern mantiene su compromiso con Seat y con la industria de la automoción, y ha asegurado que «en la medida de lo posible, aún lo aumentará más», y ha reiterado que la Generalitat está ultimando un plan de ayudas para acompañar las inversiones de la empresa en la planta de Martorell (Barcelona).

Mantener las inversiones

El conseller ha asegurado que la intención es presentar este plan de ayudas antes de acabar octubre, pero ha insistido en que las inversiones del consorcio alemán irán vinculadas al mantenimiento de las ventas, porque ha recordado que «tan importante es fabricar coches como venderlos», por lo que hay que esperar a ver cómo reaccionan los consumidores.

Ha explicado que las ayudas del Govern se articularán a través de líneas de financiación y de subvenciones para innovación, como ha destacado que se ha hecho siempre en los últimos años para acompañar a Seat en el lanzamiento de nuevos productos.

«No son ayudas como consecuencia de esta crisis, sino para dar apoyo a las inversiones como hemos hecho siempre», ha subrayado Puig, que también ha remarcado que no serán ayudas públicas para tapar el agujero generado por Volkswagen.

«Seat es víctima del grave error de Volkswagen», ha lamentado Puig, que ha señalado que son víctimas tanto los trabajadores de la automovilística, como sus proveedores, sus clientes y los concesionarios, y ha alertado de que la magnitud de la crisis aún no se puede determinar y no se conocerá hasta dentro de unos meses.

Puig ha afirmado que los concesionarios le han transmitido que las ventas del grupo han disminuido entre un 15 y un 25% en los primeros 15 días de octubre, pero se ha mostrado convencido de que «es un impacto inicial» y que el mercado se recuperará de forma sólida.

Fuentes de Seat han explicado que la caída de las ventas de la firma en los primeros días de octubre no son el reflejo de la crisis de los motores, ya que la media de tiempo entre que un cliente hace un pedido y el coche se matricula son dos meses.

Críticas al ministro

Los representantes sindicales han criticado la actuación del ministro de Industria, José Manuel Soria, y lo han acusado de electoralismo por haber insistido en que las inversiones en Seat están garantizadas, mientras que no ha habido ninguna confirmación por parte del gurpo.

«Por mucho que algunos tengan mucha prisa y vayan más allá de lo que pueden decir, estamos ante un problema de una dimensión muy considerable, y no tendremos las respuestas a todas las preguntas de hoy para mañana», ha manifestado Álvarez, que ha pedido a los consumidores que mantengan su compromiso y confianza en los coches del grupo Volkswagen.

Trabajadores implicados

«Las manifestaciones que se han hecho en relación al mantenimiento de las inversiones desde el primer día sabemos que son declaraciones de buenas intenciones, pero no engañaremos a la gente», ha añadido.

El presidente del comité de empresa de Seat, Matías Carnero, ha alertado de que «esto no se puede convertir en un circo» porque hay muchos trabajadores implicados, y ha reiterado que las inversiones no estarán garantizadas hasta que el consorcio alemán lo reafirme por escrito.

«No se puede hacer electoralismo, porque es un tema que implica a ciudadanos y trabajadores», ha manifestado Gallego, que ha pedido la máxima colaboración entre el Gobierno central y la Generalitat, así como entre las administraciones y los sindicatos y el sector.