REUTERS

El «caso Volkswagen» comienza a impactar en el empleo

El portavoz de la fábrica de motores de la localidad de Salzgitter (Alemania), informa de que el escándalo ha obligado a reducir un turno extraordinario de trabajo

Actualizado:

El escándalo de manipulación de gases contaminantes de Volkswagen ya tiene un efecto negativo en el empleo en Alemania, mientras se suceden las demandas contra la compañía en diferentes países, entre ellas la de su propia marca premium Audi.

Una portavoz de la fábrica de motores de la localidad de Salzgitter ha informado hoy de que se ha reducido un turno extraordinario semanal para bajar la producción. La fábrica de Salzgitter produce diariamente unos 7.100 motores diésel y Otto y en ella trabajan 7.000 personas. La filial de servicios financieros de Volkswagen Financial Services interrumpirá, además, las nuevas contrataciones en lo que queda del año, dijo un portavoz.

Audi denuncia a Volkswagen

Audi ha demandado por supuestos delitos contra el derecho penal alemán a la matriz Volkswagen en la Fiscalía de Ingolstadt (sur de Alemania), para apoyar la aclaración del escándalo de manipulación de emisiones de gases. Un portavoz de Audi, cuya sede está en Ingolstadt, ha asegurado esta misma tarde que la compañía espera, de este modo, «contribuir al proceso de esclarecimiento» del caso. «No toleramos ninguna práctica empresarial que viole la legislación vigente o valores fundamentales», añadió el portavoz.

En Italia, la asociación de protección medioambiental Codacons ha presentado también una demanda en un Tribunal en Venecia, que es la instancia competente porque la sede de Volkswagen Group Italia está en Verona. Volkswagen deberá responder el 11 de febrero de 2016 ante los jueces italianos a las reparaciones que solicitan los ecologistas.

En EEUU, el condado de Harris County en Texas ha presentado una demanda contra la compañía alemana por valor de más de 100 millones de dólares (unos 89 millones de euros) por contaminación del aire en la región. Ni el propio grupo Volkswagen, ni analistas del sector del motor pueden calcular de momento los costes que tendrá el escándalo para la compañía.