Jürgen Stackmann
Jürgen Stackmann - efe

El presidente de Seat pide «estabilidad» aunque evita pronunciarse «sobre teorías»

Jürgen Stackmann dice que «el resto lo dejamos en manos de los ciudadanos y de los políticos. Esperemos a ver cuál es el voto de los ciudadanos este fin de semana»

Actualizado:

El presidente de Seat, Jürgen Stackmann, ha rechazado este martes pronunciarse sobre las consecuencias para la empresa automovilística de una secesión de Cataluña con el argumento de que se trata sólo de una hipótesis, aunque ha destacado la importancia de la «estabilidad» para la buena marcha del negocio.

«Nuestra posición está muy clara y no ha cambiado. Somos una compañía de automóviles y no nos implicamos en política. Dejamos eso a los ciudadanos de Cataluña y España y a los políticos», ha dicho Stackmann en respuesta a las preguntas de los periodistas sobre las consecuencias para Seat de una hipotética Cataluña independiente.

El directivo de la compañía automovilística con sede en Martorell (Barcelona) ha hecho estas declaraciones, tras impartir una conferencia en el encuentro Matins Esade, organizado por la escuela de negocios.

Después de insistir en que no se puede pronunciar sobre eventualidades, «hipótesis» o «teorías», Stackmann ha subrayado que, como cualquier compañía dedicada a los negocios, la clave es «la estabilidad» para garantizar el éxito de los planes de futuro.

En este sentido, ha afirmado que «la clave es que haya estabilidad para los negocios porque somos un grupo que operamos en la economía global. El resto lo dejamos en manos de los ciudadanos y de los políticos. Esperemos a ver cuál es el voto de los ciudadanos este fin de semana».

El Grupo Volkswagen, al que pertenece Seat, ha anunciado una inversión de 3.300 millones de euros en sus instalaciones de Barcelona en el período 2015-2019 para mejorar equipos e impulsar el I+D, de los que una gran parte irán a parar al desarrollo de cuatro nuevos modelos que la marca lanzará en dos años.

Estos 3.300 millones de euros suponen el 80% de la inversión total de 4.200 millones que el grupo alemán ya adelantó el pasado mayo que destinaría a sus plantas en España (Martorell y Navarra) en el período 2015-2019, lo que supone la mayor inversión industrial de la historia en España.