El plazo para comunicar las bajas a la Tesorería se reduce en tres días
El plazo para comunicar las bajas a la Tesorería se reduce en tres días - rafael carmona

El reto de notificar a tiempo las bajas de trabajadores a la Seguridad Social

La última modificación del nuevo sistema de liquidación incluye una rebaja de seis a tres días en el plazo para notificar las modificaciones a la Tesorería

Actualizado:

Desde el pasado julio, las bajas laborales deberán comunicarse a la Tesorería General de la Seguridad Social en un plazo máximo de tres días naturales.Se trata de uno de los puntos del nuevo sistema de liquidación directa de pago de cuotas por parte de las empresas, que fue aprobado hace escasas semanas.

Además de modificar aspectos como el procedimiento de pago y o la transparencia en las bonificaciones, el Real Decreto también reduce en tres días el plazo de comunicación de las compañías en este tipo de modificaciones, así como cualquier cambio laboral que afecte a los trabajadores de una compañía.

De forma simplificada, el nuevo sistema de liquidación, o Creta, tiene como objetivo mejorar la información que la Seguridad Social tiene de los trabajadores. Además, como indica su propia página web, el nuevo sistema también pretende «mejorar la relación de las empresas y la transparencia». Es en este fundamento donde encuentra su justificación el nuevo sistema, al agilizar el conocimiento de la Tesorería respecto a la situación laboral de cada empleado.

Sin embargo, la reducción de este trámite también tendrá una repercusión directa sobre los departamentos de recursos humanos de las empresas. Según afirma Ignacio Sampere, legal counsel de BDO Abogados, esta modificación supone un «cambio técnico muy importante» para las empresas. Y es que, si bien esta modificación supondrá «una mejora en la calidad de información de la Seguridad Social» existe, según el abogado, un «desfase inevitable» en este tipo de situaciones.

La nueva modificación hace referencia a días naturales, entre los que se incluyen festivos o fines de semana. Este factor va a provocar, según Sampere, que muchas compañías no puedan cumplir a tiempo los plazos marcados. «Todos los operadores se ven obligados a llevar a cabo estos plazos y puede ocurrir que en muchas ocasiones no haya tiempo suficiente», sostiene el abogado de BDO.

Una finalidad justificada

Además, las pequeñas y medianas empresas tienen, en muchas ocasiones, externalizado su departamento de recursos humanos, lo que puede provocar una dificultad añadida a la hora de agilizar este tipo de notificaciones. «Un gran porcentaje de las compañías españolas son pequeñas o medianas empresas, que van a tener que someter a los encargados de recursos humanos a una mayor exigencia», afirma Ignacio Sampere.

Fuentes de empleo han destacado que esta medida, que es un desarrollo del reglamento, ha tenido una amplia promoción, además de que se basa en un sistema de incentivos para su implementación.

De hecho, en el caso de que no se cumpliera el nuevo plazo de tres días, no existirá ninguna sanción. En su lugar, el trabajador continuará cotizando cada día que la compañía sobrepase el límite. «La modificación tiene una finalidad justificada, ya que se encamina a mejorar la calidad de la información de la Seguridad Social. Sin embargo, puede afectar de forma significativa al conjunto de las empresas», concluye Sampere.