formación & empleo

Europa toma ejemplo del modelo español de promoción de directivas

Francia e Italia han demostrado ya su interés por adaptar este programa

Actualizado:

No son grandes cifras pero sí muy significativas. El 11% de las 110 mujeres que han participado en las dos primera ediciones del Proyecto Promociona han sido ya -valga la redundancia- promocionadas a puestos de dirección en sus respectivas empresas. La tercera edición, con más de 300 solicitudes y un máximo de 80 plazas, comenzará en breve.

El éxito real de esta iniciativa se debe a que, además de la formación (máster en Alta Dirección de ESADE), el mentoring personalizado y la red de contactos que proporciona a las candidatas, obliga a las empresas a dar un paso más en su compromiso y toma de conciencia de la brecha de género y salarios que sigue existiendo en muchas compañías a todos los niveles. Un paso que, además, supone un gran avance frente a las recomendaciones que, por ahora, forman el núcleo duro de las políticas de igualdad de muchos Gobiernos. Entre ellos, el español.

«Apoyo implícito»

Los requisitos mínimos para participar en el programa son ser mujer, con titulación superior, una experiencia laboral de 15 años y nivel mínimo de inglés. «Es necesario también contar con el apoyo implícito de la empresa de la que proceden, que debe adquirir el compromiso de eliminar las barreras que dificultan el acceso de mujeres a puestos de primer nivel», insiste Ana Plaza, secretaria general de la CEOE, organización que, junto al Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, puso en marcha el programa en 2013.

«Es importante que sea así -resalta- para que no representen esfuerzos aislados, sino que exista todo un plan de apoyo por parte de la empresa, que se compromete a perseguir activamente la promoción de su candidata una vez que finalice el programa».

CEOs y mentores

Ese compromiso conlleva también el que un directivo de primer nivel de cada compañía se convierta en el mentor de una de las candidatas durante el programa. En la segunda edición, el grupo de tutores fue un claro reflejo de la realidad: 34 hombres frente a 10 mujeres.

La secretaria de Estado de Servicios Sociales e Igualdad, Susana Camarero, viajó hace unos días a Bruselas, junto a Ana Plaza, para exponer ante representantes de la Comisión Europea, de la Eurocámara y de BusinessEurope -la patronal comunitaria- este proyecto, que «representa una apuesta firme por impulsar el acceso de las mujeres a puestos de alta responsabilidad en empresas y organismos en nuestro país». La próxima semana ya se conocerá la lista definitiva de participantes y mentores que compartirán formación y experiencias durante unos meses.

En su intervención en Europa, Plaza destacó el importante papel desarrollado por las empresas, tanto las grandes como las pymes, que participan en la iniciativa. «Aunque -lamentó- todavía estamos muy lejos de donde nos gustaría estar».

Interés comunitario

Según sus impresiones, el clima de la jornada fue de gran interés por conocer el desarrollo del programa. «Personalmente me han preguntado por esta iniciativa representantes de Francia e Italia porque, aunque estos países realizan también iniciativas destinadas a impulsar la igualdad de género, no disponen de un programa tan completo y con una participación tan activa por parte de las empresas. Eso es lo que más llama la atención de nuestros socios comunitarios». Desde Iberoamérica también se han producido algunos contactos para conocer Promociona.

La idea es que el programa siga teniendo continuidad en el tiempo, una vez termine la subvención europea que ha recibido para su puesta marcha. Esta tercera edición será la última que esté cofinanciada en su mayor parte por fondos europeos. Por ello, desde el año pasado, se han ofertado una serie de plazas privadas, sobre todo para aquellas empresas que quieren repetir con una nueva candidata, con el propósito de ampliar el alcance del programa y obtener así el apoyo de capital privado.

Las 80 plazas de la tercera edición se distribuirán en 40 con beca completa y 40 con un coste de 10.500 euros para la empresa participante. Las candidatas se distribuirán en dos grupos para equilibrar sectores, experiencia y formación académica previa.