El paro registrado encadena su tercer mes consecutivo de caídas, tras haber bajado 13.500 y 60.214 desempleados en febrero y marzo, respectivamente
El paro registrado encadena su tercer mes consecutivo de caídas, tras haber bajado 13.500 y 60.214 desempleados en febrero y marzo, respectivamente - abc
empleo

¡Aquí sí hay trabajo! Los rostros de la reactivación del empleo en España

Gema, Sara, Patricia, Anna o Antonio son algunas de las personas que conforman la cara más alentadora de nuestro mercado laboral, que con los últimos datos de paro registrado confirma las buenas sensaciones de marzo

Actualizado:

Los datos conocidos este martes sobre paro registrado correspondiente a abril, confirman el ritmo de creación de empleo y encadena su tercer mes consecutivo de descensos, tras haber bajado 13.500 y 60.214 desempleados en febrero y marzo, respectivamente. En concreto, el número de parados inscritos en las oficinas de empleo público disminuyó durante el mes pasado en 118.923 personas, hasta contabilizar un total de 4.333.016 parados.Lo que constituye el mejor dato en un mes de abril de toda la serie histórica, que se remonta a 1996.

Más allá de datos como los publicados este martes, hay rostros e historias de personas que han recuperado la esperanza, tras un tiempo muy duro para ellos y sus familias. Gema, Sara, Patricia, o Antonio son sólo algunas de las personas que conforman la cara más alentadora de nuestro mercado laboral. A continuación, os presentamos sus historias*:

«Tres amigas que estábamos paradas hemos encontrado trabajo en el último mes»

A Patricia Alfonso, psicóloga de profesión, nunca le había faltado el trabajo hasta que llegó lo más duro de la crisis. «Yo antes me iba de un empleo para empezar en otro, pero hace dos años me vi de repente en la calle». La empresa para la que trabajaba se quedó sin presupuesto para el proyecto y echó el cierre: «A una mujer de 40 años con dos hijos no es fácil que la contraten», explica Patricia. En los últimos meses, junto a otros dos compañeros también sin trabajo, había empezado a madurar un proyecto de autoempleo, «pero nos faltaba el último empujón». Llegó hace unos meses, en forma de inversión. «Se puede decir que soy una emprendedora», bromea.

Desde hace un mes, Patricia es socia y empleada del Instituto DEIAP, donde ejerce como psicóloga sanitaria. El centro está especializado en psicopedagogía y formación. La mayoría de casos que Patricia atiende sin parar en las últimas semanas son de terapia de pareja. Muy animada por la «acumulación de trabajo» que está experimentando, explica que la mejoría del empleo también se ha notado en su entorno.«Precisamente, las tres mujeres del grupo de amigas que llevábamos tiempo en paro hemos empezado a trabajar en el último mes», informa David Martínez Jorda

«Me han hecho un contrato indefinido»

Gema Lapeña, periodista, no puede estar más contenta tras tres años en el paro. Desde hace unas semanas es secretaria y administrativa en Pko Estudios. «Mientras estuve en desempleo no me estuve quieta y me seguí formando en e-commerce, márketing, en redes sociales, etc... Todo relacionado con el mundo de la comunicación», afirma esta madre de un niño de siete años quien ya había cotizado más de 10 años a la seguridad social cuando la productora en la que trabajaba la despidió.

Lapeña reconoce que gracias al sueldo de su marido han podido vivir estos años, especialmente durante los últimos 12 meses en que se le agotó la prestación por desempleo. Su aterrizaje en Pko Estudios vino de la mano de un primo de su marido, músico y becado en esta compañía, que la avisó de que necesitaban una secretaria. «Tras dos meses a prueba me han hecho un contrato indefinido y todavía no me lo creo», confiesa.

Afortunada por vivir de lo que ha estudiado

«Vivo de lo que he estudiado y me siento una afortunada», admite Sara Cacho quien ahora trabaja 80 horas al mes, en la enfermería de un geriátrico en Santander. «Llevé el currículum vitae hace ya mucho tiempo, pero fue una compañera quien me dijo que necesitaban a alguien, me llamaron para una entrevista y me cogieron», Cacho recuerda el día de la entrevista, un 24 de diciembre. admite que está «contenta» con su labor.

«La verdad es que ni me lo pensé, me lancé. Ya tenía una amiga trabajando en el mismo sitio», admite esta joven enfermera que reconoce estar «muy contenta» en su nuevo puesto de trabajo. Además, Sara ha podido ampliar las horas después de un primer contrato de tres meses de 15 horas semanales. En la actualidad, está contratada por nueve meses a media jornada, lo que le podría permitir compaginarlo durante el próximo verano como personal de refuerzo para algún centro de salud u hospital cántabros.

Deja Salamanca para trabajar en Córdoba

Ha alternado los dos últimos años su situación de desempleo con trabajos esporádicos hasta que a finales del año pasado, la Universidad de Córdoba convocó un concurso público con varios perfiles profesionales. Entre ellos, una plaza para periodista científico a la que concurrieron cerca de cien personas, entre ellas, el salmantino Antonio Martín.

Tras un periodo de evaluación de los candidatos y con «bastante incertidumbre», Antonio Martín logra el puesto y se incorpora –el pasado mes de febrero- a la unidad de cultura científica y de la innovación (UCC+i) de la Universidad de Córdoba y, en concreto, a un proyecto, financiado por la Fundación Española de Ciencia y Tecnología (Fecyt), para seis meses, en principio.

Se encarga de la elaboración de notas de prensa de contenido científico y colabora en la producción de eventos de divulgación científica, lo cual, confiesa, que le ayuda a «tener una visión más completa de la realidad que nos rodea», mientras que en el terreno personal, no le ha quedado otro remedio que cambiar de residencia y dejar en Salamanca a su familia y amigos. Informa Nuchi Prieto.

«La formación es fundamental para seguir creciendo en lo profesional

Cuando el pasado mes de agosto Anna C. García, de 31 años, se quedó en el paro, entendió de manera clara que no podía quedarse de brazos cruzados. «La formación es fundamental para que te surjan oportunidades de trabajo y para seguir creciendo en lo profesional», explica Anna, quien durante estos meses compatibilizó la realización de cursos vía Internet con trabajos esporádicos como autónoma.

Siempre trabajando en el ámbito de la comunicación, apostó por las nuevas posibilidades del entorno digital, campo en el que desde hace pocas semanas trabaja para una reconocida agencia en Barcelona. «Renovarse o morir, parece un tópico pero es así», asegura Anna, que a los 31 años afronta «con ilusión», y trabajo, una nueva etapa profesional en su vida. Informa Álex Gubern.

«Encantado de la vida» con su nuevo trabajo

«Estoy encantado de la vida», confiesa ufano Antonio Galán quien desde el pasado mes de febrero trabaja en ACFYD Análisis, una empresa de auditoría que nació en 2008 y que, con seis años de vida, ya cuenta con 25 trabajadores. «En lo que llevamos de año hemos entrado ya seis personas», afirma este licenciado en Administración y Dirección de Empresas que estuvo becado un año en Telefónica y que goza de un contrato indefinido.

«La verdad es que mucho mejor que en las grandes auditoras, porque tengo una relación más directa con mis jefes, que son los socios fundadores de la empresa: Aquí como en ningún sitio», destaca este joven licenciado regresó a España tras una estancia veraniega en Estados Unidos. Y la suerte le sonrió, pero tuvo que esperar algunos meses: «Me puse a hacer un Master on line en contabilidad y finanzas, mientras aprovechaba para actualizar mi perfil en Linkedin e Infojobs. Fue a partir de mediados de noviembre, cuando me empezaron a llamar: En una semana llegué a hacer tres entrevistas. Fue en diciembre, cuando hablé por primera vez con ACFYD», resume Galán quien destaca el buen ambiente de su lugar de trabajo y el hecho de que hagan actividades juntos fuera del ámbito laboral. Además, dispone de cierta flexibilidad en su horario.

Prueba superada

Ana Martín Álvarez ya trabajaba, en un centro de depilación láser en Santander donde aterrizó hace más de año y medio, pero la verdadera buena noticia le ha llegado últimamente, cuando convirtieron su contrato en indefinido tras un año de prueba.«Me dijeron que estaban muy contentos conmigo y que si quería continuar», explica esta cántabra que ahora está contratada a jornada completa en una de las franquicias de centros único dedicada a la depilación con diodo en toda España. Martín confiesa estar muy satisfecha en su actual empleo y recuerda, que tras realizar un ciclo superior de Estética de dos años, tuvo la suerte de adquirir experiencia trabajando en otro centro durante ocho meses.

* Han participado en este reportaje: Álex Gubern (Delegación de Barcelona), Nuchi Prieto (Delegación de Castilla y León), David Martínez Jorda (Delegación de Valencia)