abc

Las hipotecas cambian de tendencia: el 40% de las más baratas ya son a tipo fijo

Las mejores hipotecas variables del mercado cobran un interés medio de 1,69 puntos

Actualizado:

Seis de las 15 hipotecas más baratas del mercado - el 40% del total- son préstamos a tipo fijo, es decir, productos en los que el interés a pagar no varía con el paso del tiempo, al contrario de lo que sucede con las hipotecas variables, en los que esa tasa se mueve al ritmo que marque el euríbor.

Así lo revela un análisis de Kelisto, en el que se han examinado las hipotecas fijas y variables más baratas del mercado, utilizando como ejemplo el importe medio de una hipoteca en España. Para estimar cómo podrían comportarse en el futuro, se ha tomado como referencia la evolución del euríbor desde que comenzó a utilizarse como índice de referencia de los préstamos hipotecarios hace 16 años y se han realizado simulaciones a ese mismo plazo para obtener la cifra de intereses final que habría que abonar con cada uno de ellos. La evolución del euríbor se ha aplicado de forma invertida, es decir, partiendo de los valores actuales y avanzando hasta llegar a los de 1999, para lograr una estimación lo más realista posible.

Tipo de interés

«Tradicionalmente, las hipotecas variables siempre han aplicado un interés menor que el de las hipotecas a tipo fijo. De hecho, a día de hoy, el que aplican, de media, los mejores préstamos variables del mercado es 1,69 puntos1 más bajo que el de las mejores hipotecas a tipo fijo. En concreto, los préstamos variables más económicos del mercado cobran a sus clientes el euríbor más un porcentaje que varía entre el 1% y el 1,50%, y cada año revisan la cantidad a cobrar mediante una actualización del euríbor que se realiza en la misma fecha en que se firmó la hipoteca», destaca la portavoz de Finanzas Personales de Kelisto.es, Estefanía González.

Frente a esos diferenciales tan económicos, la mayoría de las hipotecas a tipo fijo –en las que el interés no se revisa anualmente, sino que se mantiene estable durante toda la vida del préstamo- aplicaba, hasta hace pocos meses, intereses que, de media, rondaban el 5-6%, algo que, a priori, las hacía más caras.

Por eso, pese a la seguridad que ofrecían a los consumidores, su elevado precio –unido a otras limitaciones, como los plazos de amortización o el porcentaje máximo a financiar, que suelen ser menores que en las variables- ha provocado que solo el 1,25% de las hipotecas firmadas en los últimos nueve años fueran de este tipo y que a día de hoy esa cifra ronde el 6,4% del total6.

Sin embargo, la llamada guerra hipotecaria ha provocado que los bancos comiencen a realizar rebajas, no solo en sus préstamos a tipo variable, sino también en sus préstamos a tipo fijo. Tanto es así que, a día de hoy, de repetirse la misma evolución que el euríbor ha tenido en sus primeros 16 años de vida, seis de las 15 hipotecas más baratas del mercado (un 40% del total) serían a tipo fijo.