Los lujosos regalos que realizó Caja Madrid han reabierto el debate sobre los límites de la cortesía
Los lujosos regalos que realizó Caja Madrid han reabierto el debate sobre los límites de la cortesía - efe

Los regalos que sí pueden aceptar los directivos de las empresas

Las compañías del Ibex acotan en sus códigos éticos los presentes que pueden recibir y entregar sus empleados

Actualizado:

¿Cuál es el límite que separa la cortesía de la corrupción? El uso de las tarjetas 'black' de Caja Madrid y los lujosos regalos que la entidad realizó a algunos de sus consejeros y directivos, que incluían relojes valorados en 12.000 euros, ha reabierto el debate sobre los regalos de empresa y su idoneidad en momentos de fuerte crisis económica como los que ha vivido España. Las grandes empresas del Ibex han intentado estructurar estas conductas en sus códigos éticos, cada vez más estrictos, para evitar escándalos que dañen la imagen de la compañía.

Por regla general, la mayoría de las empresas tienen expresamente prohibido hacer y recibir pagos en efectivo o en especie. Pero como toda regla tiene una excepción, muchas delimitan también cómo deben actuar los empleados en caso de verse obligados a aceptar el regalo y estipulan el valor máximo que pueden llegar a recibir. A continuación sigue una muestra de las principales empresas españolas.

Banco Santander: «límites módicos y razonables»

El código ético de la entidad que preside Ana Botín afirma que «queda prohibida la solicitud o la aceptación de cualquier tipo de pago, comisión, regalo o retribución por operaciones efectuadas por el Grupo, así como obtener de otra forma provecho de la posición que se ostenta en el mismo en beneficio propio». La excepción a la norma la constituyen «los objetos de propaganda de escaso valor, las invitaciones normales que no excedan de los límites considerados razonables en los usos habituales, sociales y de cortesía y las atenciones ocasionales por causas concretas y excepcionales (como regalos de Navidad o de boda), siempre que no sean en metálico y estén dentro de límites módicos y razonables»

BBVA: máximo 150 euros

El segundo banco español limita tanto los regalos que pueden recibir sus empleados como los que pueden ofrecer y su cuantía: 150 euros. «Los empleados se abstendrán de ofrecer o dar regalos o liberalidades a terceros que pudieran tener por objeto influir, de manera impropia, en la consecución de un beneficio o favor para BBVA», reza el código de conducta de la entidad que preside Francisco González. Además, el texto puntualiza que «los empleados no admitirán beneficios personales o compensaciones económicas de ningún cliente o proveedor de BBVA, ni de ninguna otra persona física o jurídica que intente hacer negocios con el Grupo». Las excepciones son «la asistencia a actos sociales, seminarios y otro tipo de actividades formativas, así como las invitaciones a almuerzos profesionales». «Únicamente podrán ser aceptados regalos de carácter promocional o detalles de cortesía. En cualquier caso, si su valor económico fuera superior a 150 euros, la persona beneficiaria deberá poner el regalo a disposición de BBVA», conluye el texto.

Repsol: «valor simbólico»

La petrolera que preside Antonio Brufau establece en su código ético que «los empleados, por razón del cargo que ocupen, no podrán aceptar regalos, atenciones, servicios o cualquier otra clase de favor que puedan afectar a su objetividad o influir en una relación comercial, profesional o administrativa». Expresamente queda prohibido aceptar «dinero o valores y bienes fácilmente liquidables en metálico», aunque sí «regalos que estén permitidos tanto por la legislación aplicable de cada país como por los principios éticos (...) y sean entregados o recibidos, de forma transparente y con carácter ocasional, o consistan en objetos o atenciones con un valor simbólico o económicamente irrelevante».

Inditex: máximo de 100 euros al año

El emporio de la moda española, dueño de marcas como Zara, establece en sus código de conducta que «ningún empleado de Inditex podrá ofrecer, conceder, solicitar o aceptar regalos, o dádivas a ó de una persona física o jurídica con la que Inditex mantenga relaciones de cualquier tipo que, aislados o sumados entre sí en el periodo de un año, tengan un valor superior a 100 euros o su equivalente en moneda local. Los obsequios en metálico están expresamente prohibidos».

Telefónica: «no aceptamos regalos»

La mayor teleco española es tajante en sus principios de actuación: «No ofrecemos o aceptamos regalos, invitaciones u otro tipo de incentivos que puedan recompensar o influir en una decisión empresarial». Además, concreta que «no efectuamos donaciones en metálico o en especie, de ninguna índole, a partidos políticos, organizaciones, facciones, movimientos, entidades, sean éstas de carácter público o privado cuya actividad esté claramente vinculada con la actividad política».