El ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, a su llegada a la reunión del Consejo de Política Fiscal y Financiera - EFE
Guía 2015 / Reforma fiscal

Los sueldos subirán una media de 32 euros al mes por la rebaja del IRPF

El nuevo impuesto de la Renta repercutirá ya en las nóminas de este mes, con una reducción media del 8% este año y del 12,5% hasta 2016

Actualizado:

Año nuevo, fiscalidad nueva. La reforma fiscal que entró en vigor ayer cosechará sus primeros frutos para los trabajadores a finales de mes en forma de subida de sueldo. El nuevo puzle tributario rebajará el impuesto de la Renta y, por tanto, las retenciones de las nóminas, por lo que los sueldos aumentarán al soportar una menor carga fiscal. Calculado sobre el salario medio español, que asciende a 22.726,44 euros brutos anuales según el INE, la reducción de retenciones respecto a 2014 para un trabajador por cuenta ajena sin hijos sería de 384,07 euros al año, es decir, unos 32 euros de rebaja mensual en doce pagas o 27,43 euros en catorce al bajar su tipo de retención aplicable del 17» de 2014 al 15,31% este ejercicio.

Para que cada contribuyente pueda calcular las retenciones sobre su sueldo, la Agencia Tributaria ha puesto en marcha un servicio en línea disponible en su página web para estimar la cuota de IRPF a pagar este año.

De esta forma, la menor carga tributaria repercutirá sobre 20 millones de contribuyentes, pero de forma dispar. Si bien la rebaja media en el impuesto de la Renta asciende al 12,5% este año y el que viene –un 8% solo en 2015–, el alivio fiscal podrá ser mayor o menor en función de las circunstancias de cada trabajador. En proporción, la reducción de impuestos se centrará en las rentas bajas y medias. Así, el 72% de los declarantes, que cuentan con rentas inferiores a 24.000 euros al año, disfrutarán de una rebaja media del 23,47% entre 2015 y 2016.

En el mismo ejemplo anterior pero con dos hijos mayores de tres años a cargo del trabajador, la subida del sueldo neto entre 2014 y 2015 asciende a 438 euros. En otro caso, recogido por Hacienda, a un asalariado con un sueldo bruto de 30.000 euros anuales y dos hijos se le aplicaba hasta 2014 una retención del 18,4% y pagaba 5.520 euros en cada ejercicio. En 2015, para este empleado el tipo baja a 17,42% y el trabajador se ahorrará 294 euros al año: 24,5 euros al mes, según el despacho Garrigues.

Fruto del aumento de la renta disponible de los contribuyentes, el Gobierno calcula que la reforma fiscal devolverá a los ciudadanos 9.169 millones de euros en dos años mediante la rebaja del IRPF y del impuesto de Sociedades, además de insuflar un 0,55% al Producto Interior Bruto. La bajada del impuesto de la Renta tendrá un mayor impacto en las arcas públicas este año ya que, según Hacienda, pondrá en el bolsillo de los contribuyentes 3.366 millones de euros, frente a los 2.615 del próximo ejercicio.

Autónomos

Las retenciones para los trabajadores por cuenta propia también caerán: del 21 al 19% en 2015 y al 18% en 2016. Además se incorporará la rebaja del tipo del 15% a aquellos empleados por cuenta propia que ganen menos de 15.000 euros anuales, que ya entró en vigor el pasado mes de julio.

El adelgazamiento del IRPF también reducirá las retenciones sobre rentas del ahorro, como los intereses generados por cuentas corrientes o depósitos, ya que caen del 21% de 2014 al 20% este año y al 19% en 2016.

En cuanto a los administradores de empresas, pasan de tener un tipo de retención del 42 al 35%, mientras que el de entidades con facturación inferior a 100.000 euros cae al 20% en 2015 y al 19% en 2016.

Además de la rebaja de tipos, la reforma fiscal ha aumentado el umbral mínimo de retención, es decir, la cantidad exenta de tributar desde los 11.162 euros actuales a los 12.000. Ello hará que 750.000 asalariados que cobran menos de esta cantidad queden libres de impuestos. Sin embargo, también desaparece la reducción de 2.652 euros por rendimientos del trabajo para las rentas de más de 14.400 euros anuales. A cambio, la reforma eleva las deducciones en salarios inferiores a esta cantidad e incrementa los mínimos personales de 5.151 a 5.550 euros.

Así, el nuevo mapa tributario ha comenzado a surtir efecto desde ayer en 2,2 millones de retenedores en el IRPF: 1,7 millones por rendimientos del trabajo y 1,3 millones por rendimientos de actividades económicas.