Moody's considera que la demanda de vivienda seguirá siendo débil en los próximos años
Moody's considera que la demanda de vivienda seguirá siendo débil en los próximos años - abc

Moody's cree que el precio de la vivienda seguirá cayendo al menos un año más

El crecimiento poco probable en la demanda de casas impedirá una rápida eliminación del «stock» inmobiliario en España, según la agencia de calificación

Actualizado:

La agencia de medición de riesgos Moody's cree que los signos de mejora que atraviesa la economía española no se traducirán con carácter inmediato en un aumento de los precios de la vivienda, cuyo ajuste continuará durante, al menos, el próximo año.

En este contexto, Moody's prevé que el ritmo de caída de los precios de la vivienda, que comenzó en 2008, se ralentice durante el próximo año, a partir del cual se mantendrán planos para dar paso a una estabilización.

El crecimiento poco probable en la demanda de vivienda impedirá una rápida eliminación del «stock» inmobiliario.

De hecho, los signos de mejora observados en la economía española, la mejora de la tasa de desempleo y el crecimiento del PIB, no se traducirán inmediatamente en un aumento del precio de la vivienda, sino más bien en una desaceleración de la caída de los precios.

Sin embargo, Moody's espera mejoras ocasionales en el mercado de la vivienda, movimientos que si bien serán temporales y diferentes según las diferentes regiones. Con todo ello, la duración del ajuste de los precios de la vivienda dependerá de cómo evolucione la economía en los próximos años.

Asimismo, Moody's considera que la demanda de vivienda seguirá siendo débil en los próximos años debido a una disminución de la población y a la "extremadamente alta" tasa de desempleo.

De acuerdo con la última estadística del Instituto Nacional de Estadística (INE), la población en España se reducirá en un 35% en el tramo de edad comprendido entre los 25-35 años de edad a un horizonte temporal de 10 años, precisamente la franja de edad en la que se concentra la mayor demanda de primera residencia.

Como resultado, el número de nuevos hogares también continuará su tendencia de caídas, a lo que se añade un menor ingreso promedio de los hogares, lo que lastrará la demanda futura de vivienda.

Así, el enorme «stock» de viviendas existente seguirá siendo absorbido muy lentamente, por lo que Moody's no espera que esta tendencia cambie en el corto plazo.

Tras triplicarse en cuatro años (2005-2009), el parque de vivienda nueva sólo ha disminuido en un 13,2% en los últimos cuatro años y sólo un 3,3% entre 2012 y 2013 a pesar de niveles históricamente bajos de nuevas promociones. En este sentido, el número de nuevas hipotecas de vivienda sigue a la baja a pesar de la mejora de los tipos de interés.