El Corte Inglés de la madrileña calle Preciados
El Corte Inglés de la madrileña calle Preciados - julián de domingo

El consejo de El Corte Inglés elige a Dimas Gimeno para la presidencia de la compañía

El órgano directivo nombra, como aparecía en todas las quinielas, al sobrino de Isidoro Álvarez para sucederle en el cargo

Actualizado:

El puesto de presidente de la primera empresa de grandes almacenes de Europa y la tercera del mundo, El Corte Inglés, ya tiene nombre: Dimas Gimeno, el favorito de todas las quinielas. El Consejo de Administración de la compañía lo ha elegido hoy tras la reunión iniciada a las cinco de la tarde para nombrar al sustituto de Isidoro Álvarez, que recibió ayer cristiana sepultura en Madrid. El Consejo mantuvo ya un encuentro de urgencia el domingo, el mismo día del fallecimiento de Álvarez.

Aunque nadie en la empresa del triángulo verde se aventuraba a dar por seguro el nombre del próximo presidente de El Corte Inglés, sí se reconocía que el candidato natural a suceder a Isidoro Álvarez era el actual consejero director general, Dimas Gimeno, sobrino de Isidoro Álvarez. De hecho, el propio presidente ahora fallecido eligió a Gimeno como «delfín» hace un año, en agosto de 2013, al crear un puesto de director general en la empresa que hasta entonces no existía y dárselo a él.

Sin embargo, la juventud de Gimeno (nació en 1975) era vista como un hándicap a la hora del relevo por parte de algunos miembros del Consejo, aunque no se esperaba que este hecho pudiera inclinar la balanza hacia otro candidato, como podría ser Manuel Pizarro. Finalmente el escueto comunicado ha llegado pasadas las siete y diez de la tarde: «El Consejo de Administración de El Corte Inglés ha nombrado hoy a Dimas Gimeno, nuevo presidente de la compañía. Dimas Gimeno era hasta ahora consejero director general de El Corte Inglés».

Retos pendientes

El Corte Inglés tendrá que continuar trabajando para alcanzar los retos pendientes, la mayoría decididos por el propio Isidoro Álvarez. El primero de ellos es el de la internacionalización, tal y como se decidió en el último consejo que presidió el pasado 31 de agosto. La idea es ir más allá de Portugal, país en el que hay dos centros de El Corte Inglés. Los terceros mayores grandes almacenes del mundo están ahora en pleno debate sobre la conveniencia o no de exportar el formato de El Corte Inglés como tal o, por el contrario, alguna de las marcas de la compañía que requieren menos infraestructura. En todo caso, la decisión está tomada, por lo que la cuestión es solo buscar el país de destino y el formato a exportar.

Ni que decir tiene que el reconocimiento de marca que posee El Corte Inglés es superior al de las otras insignias del grupo, de modo que si finalmente opta por internacionalizar cualquiera de las otras marcas partirá de entrada con esta desventaja.

Otro de los asuntos que están también en el capítulo de pendientes es la modernización de la compañía. «Nuestros padres no compran ni igual ni lo mismo que nosotros, y es más que probable que nuestros hijos tampoco sean en el futuro el mismo tipo de compradores que somos nosotros, por lo que el reto es mayúsculo», reconocen fuentes de la empresa. La sociedad española ha cambiado mucho en los 25 años que ha estado Isidoro Álvarez al frente de El Corte Inglés y en este tiempo ha intentado adaptarse, con la introducción de la venta «online», tanto en España como en algunos países europeos, pero el reto de conquistar al público más joven sigue pendiente.

Por último, aunque no está en los planes inmediatos de la compañía, los expertos creen que El Corte Inglés saldrá a Bolsa en los próximos años para financiar los planes de expansión.