Los expertos opinan sobre el anuncio del Banco Central Europeo
abc

Los expertos opinan sobre el anuncio del Banco Central Europeo

El organismo presidido por Mario Draghi rebajó los tipos de interés a mínimos históricos y estableció para octubre la compra de activos

Actualizado:

El organismo presidido por Mario Draghi rebajó los tipos de interés a mínimos históricos y estableció para octubre la compra de activos

123
  1. Eduardo Martínez Abascal, profesor del IESE

    abc

    El BCE ha rebajado el tipo de interés oficial del 0,15% (es decir nada) al 0,05% (también nada). Esta medida no servirá de mucho. Nadie va a pedir crédito ni nadie lo va a dar por que le salga un 0,10% más barato. Si no me compro una casa no es porque el tipo de interés sea alto, sino porque no me dan la hipoteca. ¿Hay alguna diferencia entre el 0,15% y el 0,05%? Por favor, ¡miren los números gordos!

    Según Draghi: «Vemos ahora un debilitamiento de la economía en la zona euro, incluyendo el país o países que no lo habían experimentado hasta ahora». Esto lo dijo el 8 de julio de 2012, cuando bajó los tipos, ya muy bajos, del 1% al 0,75%... y no ha ocurrido nada. Seguimos con situación económica de encefalograma plano, crecimiento de la eurozona 0%.

    Lo que hace falta es que el BCE preste dinero a los bancos, esto ya lo hace, y se asegure de que los bancos lo prestan a las familias y las empresas. Tan simple como eso. Así lo hizo la FED y el Banco de Inglaterra y el de Japón y ha funcionado. Nosotros en Europa no… y así nos va desde 2007.

  2. José Luis Martínez Campuzano, estratega de Citi en España

    abc

    ¿Qué gorro me pongo? Tengo dos. El ortodoxo que cree que, tras seis años de medidas monetarias expansivas, el escenario económico sigue siendo incierto pues las medidas expansivas son un elemento más de incertidumbre. Pero, también está la opción contraria, más heterodoxa, que pide utilizar la política monetaria expansiva para dar tiempo a que los problemas se corrijan.

    Pese a que su solución corresponde a los políticos. Hasta ahora el BCE había optado por una posición intermedia. Hasta ayer: tanto el recorte de tipos como la compra deuda privada suponen un paso hacia la segunda opción. ¿Y ahora qué?

    El impacto inicial sobre los activos de riesgo es muy positivo pese al efecto negativo en la divisa. Al final, un escenario financiero muy positivo que debería reflejarse en una mejora económica (y de la inflación) a corto plazo. ¿Y después? Depende de si este tiempo «muerto» sea utilizado para corregir los problemas de fondo. Ya veremos.

  3. Juan de Lucio, presidente de la AMCR

    abc

    La bajada marginal de los tipos de interés ha venido acompañada del bombazo: en octubre se inicia la compra de activos. Estas decisiones se refuerzan mutuamente y confirman la determinación por parte del BCE de la aplicación de los estímulos que sean necesarios para recuperar la actividad económica.

    Podemos identificar varios puntos positivos de la decisión; la adopción de la medida ha sido más rápida de lo habitual, en segundo lugar ha supuesto un elemento sorpresa positivo que amplifica su impacto real, la decisión es también una nueva muestra de la independencia del BCE, por último es especialmente relevante que los argumentos propuestos se centren en el estímulo del crecimiento.

    La actividad de las empresas se ve favorecida por la decisión a través del acceso a la financiación en cantidades y precios más favorables; las entidades financieras encontrarán más atractivo facilitar crédito a un segmento especialmente castigado como es el de familias y empresas, en un entorno de tipos de deuda pública y diferenciales muy bajos. Esta medida igualmente estimula la demanda interna pero sobre todo la exportación, mediante tipos de cambio más favorables y condiciones crediticias para el comercio exterior más positivas.

    Tras esta decisión se pone en marcha la parte que le toca al BCE de lo anunciado por Draghi este verano en Jackson Hole. Sin embargo, tal y como ha recordado nuevamente ayer el Presidente del BCE, queda margen para nuevas políticas más favorables al crecimiento, esta es la parte que le toca a los gobiernos de los países de la zona euro.