fotolia
búsqueda de trabajo

El candidato ideal para las empresas

Tres de cada cinco entrevistas de trabajo no son superadas por la falta de preparación de los solicitantes, según un estudio de Adecco

Actualizado:

Tres de cada cinco entrevistas de trabajo no son superadas por la falta de preparación de los candidatos. Este dato pone de manifiesto que existe una fuerte desconexión entre lo que piden las empresas y las cualidades de los trabajadores. Por ello, Adecco ha realizado un estudio a 1.000 profesionales de Recursos Humanos para determinar cuáles son las habilidades y capacidades más demandadas por las empresas.

Así, para los profesionales de Recursos Humanos las habilidades más importantes serían la siguientes por este orden: conocimientos especializados, habilidades organizativas, habilidades relacionales y habilidades motivacionales. Sin embargo, estas cualidades tienen mayor o menor importancia según el puesto que se quiera cubrir. Por ejemplo, para los directivos se valora más contar con habilidades organizativas, mientras que en la categoría de empleados se busca el conocimiento especializado por encima de cualquier otra habilidad.

Dese Adecco destacan que los conocimientos especializados engloban los conocimientos propios del trabajo que se va a desarrollar, los de nuevas tecnologías, los idiomas y la cultura general. En líneas generales, lo más valorado por los profesionales encuestados son los conocimientos propios especializados del trabajo a desempeñar, con una valoración media del 76%. A mucha distancia le siguen las habilidades vinculadas a las nuevas tecnologías (52%) y el dominio de idiomas (37%).

No se encuentran grandes diferencias a la hora de analizar los conocimientos por categorías profesionales aunque sí es destacable que los conocimientos tecnológicos despuntan en la categoría de mandos y técnicos (58%) pero se valoran menos en puestos directivos y entre los empleados (45%). También se aprecia una escalada funcional en el conocimiento de idiomas, a medida que sube el rango profesional, también lo hacen las exigencias idiomáticas.

Lo más valorado son los conocimientos especializados del trabajo a desempeñarEn cuanto a las habilidades organizativas, estas incluyen la capacidad de análisis, la tolerancia a la tensión, la dirección de equipos, la visión de negocio, la innovación y el liderazgo. Las cualidades mejor consideradas son la capacidad de análisis y la tolerancia a la tensión, valoradas en conjunto con un 60% de las respuestas. A cierta distancia se sitúan el liderazgo y la dirección de equipos (41%) y la visión de negocio (37%).

Dentro de este tipo de habilidades sí hay grandes diferencias entre las categorías profesionales. Así, la capacidad de análisis es lo más valorado en la categoría de técnicos, con una media del 68%, mientras la tolerancia a la tensión es prioritaria en empleados y mandos (64%) y el liderazgo es básico a la hora de seleccionar puestos directivos (82%).

Las habilidades relacionales son, fundamentalmente, el trabajo en equipo, la capacidad de comunicación, la empatía, la capacidad de influencia y la red de contactos. Lo más valorado por los profesionales de Recursos Humanos es el trabajo en equipo (69%) y la capacidad de comunicación (62%). De menor importancia son aspectos como la capacidad de empatizar (50%), la capacidad de influencia (32%) y la red de contactos (26%).

El trabajo en equipo es muy importante para contratar a técnicos y empleadosDe nuevo en este tipo de habilidades se aprecian diferencias entre las categorías profesionales. El trabajo en equipo es muy importante para contratar a técnicos y empleados (75% y 81%, respectivamente) mientras que para dirección y mandos intermedios prima la capacidad de comunicación, con valores del 69% y 74%, respectivamente.

Por último, las habilidades motivacionales son el bloque que menos se tiene en cuenta a la hora de seleccionar al personal. Comprende habilidades como la orientación a objetivos, la planificación y organización, la orientación al cliente, la gestión del tiempo, la ética profesional, la orientación al aprendizaje y la fijación de metas.

Para los profesionales de RRHH lo más importante dentro de este grupo es la orientación a objetivos (63%), seguido de la orientación al cliente (57%) y de la planificación y organización (54%). Dentro de estas habilidades motivacionales hay algunas diferencias interesantes para cada categoría profesional. Para optar a puestos directivos es muy importante la orientación a objetivos (73%) mientras que para los empleados prima la orientación al cliente (57%).