En 2011 Talgo y Adif firmaron un contrato con RZhD para la fabricación de siete convoyes
En 2011 Talgo y Adif firmaron un contrato con RZhD para la fabricación de siete convoyes - rafael m. mañueco

Talgo presenta el tren que recorrerá Rusia y unirá Moscú con Berlín

La compañía española abrió su primera oficina en Moscú el pasado mes de noviembre

Actualizado:

Talgo presentó la semana pasada en Shérbinka, en las afueras de Moscú, el tren que cubrirá la línea Moscú-Berlín y otros destinos desde la capital rusa como la ciudad de Nizhni-Nóvgorod. Los vagones aparecen ya con los colores encargados por los ferrocarriles rusos (RZhD).

En 2011 Talgo y Adif firmaron un contrato con RZhD para la fabricación de siete convoyes de veinte vagones cada uno. El paquete incluye además el sistema automático para el cambio de ancho de vía, ya que el ruso es mayor que el europeo. Este mecanismo está ya siendo instalado en Brest, en la frontera entre Bielorrusia y Polonia. Con el objetivo de gestionar el pedido, Talgo abrió su primera oficina en Moscú el pasado mes de noviembre.

Shérbinka es el polígono de pruebas que utiliza habitualmente RZhD y las verificaciones con los vagones Talgo se encuentran ya en su última fase. Después se llevará a cabo la correspondiente certificación. Así lo aseguró el presidente de la compañía ferroviaria rusa, Vladímir Yakunin. Inicialmente se había previsto que parte de los trenes encargados a Talgo hubieran sido empleados en la línea Moscú-Kiev.

Sin embargo, debido a la crisis que sufren las relaciones en Rusia y Ucrania y al descenso del tráfico ferroviario entre ambos países, esos convoyes, según Yakunin, “serán utilizados entre Moscú y otras ciudades rusas, la primera será Nizhni-Nóvgorod” probablemente antes de que finalice 2014. A Minsk, Varsovia y Berlín comenzarán a viajar el año que viene. La idea es conseguir con los trenes adquiridos a Talgo reducir los tiempos de viaje sin tener que invertir en la mejora de las vías.

Talgo y Adif ofrecieron a RZhD su tecnología y llevaron un primer convoy para su experimentación en las duras condiciones del invierno ruso en 1996. El tren realizó entonces un viaje de prueba entre San Petersburgo y Moscú. Pero costó casi 15 años de negociaciones entrar en el mercado ruso. Dentro de lo que fue la Unión Soviética, Talgo está hoy presente también en Kazajstán y Uzbekistán. Todos estos contratos, según Talgo, “han supuesto un hito de gran relevancia para la industria ferroviaria española y para la exportación de nuestra tecnología”.