Antigua y Barbuda te concederá un pasaporte con una inversión mínima de 400.000 dólares
Antigua y Barbuda te concederá un pasaporte con una inversión mínima de 400.000 dólares - abc

Nacionalidad a la venta: los países donde conseguir un pasaporte a golpe de talonario

Varios han optado por ofrecer la residencia fija a cambio de una inversión sustanciosa

s. e.
Actualizado:

Entrar a otros países sin necesitar un visado con una nueva nacionalidad. Una buena alternativa para facilitar acciones comerciales bajo el radar fiscal; otras veces una necesidad en ciudadanos cuya país entra en un conflicto bélico. Estos son los cinco países que ofrecen una vía económica para conseguir un segundo pasaporte.

1. Dominica

Si el precio es el factor que decantará la elección de una segunda nacionalidad, la opción más barata es la que ofrece Dominica. Por el módico importe de 100.000 dólares (más las tasas), tú también puedes convertirte en ciudadano de esta isla caribeña. La lista de requisitos no es muy extensa: saber inglés, tener más de 21 años y ser de «carácter excepcional».

Para convertirte oficialmente en dominiqués hará falta pasar una entrevista presencial realizada por un miembro del comité del gobierno. Si viajar hasta la isla de donde uno aspira a ser ciudadano causa demasiadas molestias, no hay nada que el dinero no pueda solucionar. También existe la opción de que un representante del comité viaje hasta la residencia del candidato, a gastos pagados. Y solo le costará 3.000 dólares.

Un pasaporte dominiqués permite viajar sin necesidad de tener visado a más de 80 países, entre los que se incluye Reino Unido. No es necesario siquiera residir en el país ni pagar impuestos si se vive fuera.

Playas paradisíacas e infinitas hileras de vegetación, esta isla de tan solo 754 kilómetros cuadrados es el hogar para unas 73.000 personas. Se idependizó del Reino Unido en 1978 pero al ser una nación de la Mancomunidad Británica sigue contando con los privilegios que ello conlleva.

2. San Cristóbal y Nieves

Si le convence la idea de ser caribeño pero lo que busca es la rapidez, San Cristóbal y Nieves puede presumir de ser el país que más rápido concede una segunda nacionalidad: 90 días.

Con la compra de una propiedad en la isla el gobierno le incluye de regalo la nacionalidad del país. Basta con gastarse en el mercado inmobiliario por lo menos 400.000 dólares.

También existe la opción de realizar una donación a la fundación Sugar Industry Diversification (diversificación de la industria azucarera). Si el candidato se presenta en solitario será necesario una contribución de 250.000 dólares. En familia todo sale más barato. Dos padres y hasta dos hijos menores solo deberán contribuir un mínimo de 300.000 dólares.

3. Antigua y Barbuda

Su vecino caribeño también propone una oferta similar pero el pasaporte que concede Antigua y Barbuda solo es válido durante cinco años. En el caso de querer renovar la nacionalidad tendrá que demostrar haber residido al menos 35 días en la isla. Más reciente que las anteriores -el programa de residencia por inversión se aprobó en 2013-, concede una segunda nacionalidad para quienes invertan un mínimo de 400.000 dólares en el sector inmobiliario, una inversión de 1,5 millones de dólares en algún sector que genere empleo o una donación de 250.000 dólares a la fundación National Development (desarrollo nacional).

Con 365 playas de agua cristalina, una para cada día del año, el turismo cuenta por el 60% del PIB de esta pequeña isla. Los portadores del pasaporte antiguano podrán viajar libremente a Reino Unido, Canadá y otros 128 países más.

4. Malta

La decisión de Malta de abrir a pares la puerta a Europa no llegó sin la polémica. Desde Bruselas reconocieron que depende del criterio de cada país el conceder la nacionalidad a quien lo consideren pero también llamó a reflexionar sobre los ideales sobre los que se fundó la Unión Europea.

La idea original era conceder la nacionalidad a cambio de una inversión de 650.000 euros pero tras el revuelo causado ente sus vecinos, añadieron la cláusula que obliga a residir en el país al menos un año y elevaron e incrementaron el monto a 1,15 millones de euros.

El primer ministro Joseph Muscat estimó que unas 45 personas solicitarían el primer año, lo que representaría 30 millones de euros en ingresos.

5. Chipre

Otro país europeo en transformar la nacionalidad en una fuente de ingresos. Basta con haber invertido 5 millones de euros en activos del país, ya sean bonos u obligaciones del Estado. Esta cifra, pese a superar significativamente la de las anteriores opciones, ha sido rebajado ya dos veces antes por el gobierno de Chipre. En un proyecto que comenzó exigiendo 28 millones, pasó despues a 10 millones de euros como el requisito mínimo hasta los 5 millones que se abrobó el pasado marzo.