«Los costes fueron decisivos al elegir la planta que hará el todoterreno SUV»
Jürgen Stackmann, presidente de SEAT, durante la entrevista - ISABEL PERMUY
entrevista a jürgen Stackmann, presidente de seat

«Los costes fueron decisivos al elegir la planta que hará el todoterreno SUV»

El directivo alemán avanza que la semana que viene expondrá en Martorell los planes de futuro del grupo para sus cerca de 2.500 concesionarios

Actualizado:

Esta semana ha sido determinante en los más de 60 años de vida de la histórica compañía española SEAT, que ha seleccionado la planta en que se fabricará su primer todoterreno urbano (SUV, por sus siglas en inglés). Escuchando a su presidente, Jürgen Stackmann, se puede deducir que el nuevo modelo constituye una de las grandes apuestas para el futuro inmediato del grupo, una expedición por un terreno inexplorado que, de tener éxito, permitiría a la compañía perteneciente al gigante alemán Volkswagen atajar los «números rojos» y lograr un equilibrio, lo que el directivo denomina «rentabilidad sostenible».

No todo han sido buenas noticias, sin embargo, para la planta de Martorell (Barcelona), sede de la compañía, que ha diseñado el vehículo, pero ha perdido su pugna con la planta checa de Skoda por su fabricación. Stackmann recibe a ABC en la sede madrileña de SEAT, en la Torre de Cristal de la Castellana.

-¿Por qué han elegido la República Checa para la fabricación del SUV?

El modelo SUV es clave para el futuro de nuestra firma. Es una gran inversión para la marca y una muestra de la confianza que posee el grupo Volkswagen en el futuro de SEAT. Se fabricará en la planta del Grupo Volkswagen en Kvasiny, de la misma manera que en SEAT fabricamos el AudiQ3. Es responsabilidad del grupo Volkswagen seleccionar la planta de producción más adecuada para cada proyecto teniendo en cuenta, entre diversos factores, costes de producción, costes de inversión y costes laborales. En este caso, el punto decisivo ha sido que los costes laborales en la República Checa son inferiores a los de España.

-¿Cómo afectará esto a Martorell?

Martorell no depende de un único producto. En 2013 nuestra fábrica ha tenido un incremento de producción del 3,4%, el volumen de producción más alto de los últimos seis años y el cuarto año consecutivo de crecimiento. Y en el primer trimestre de 2014 hemos seguido aumentando la producción, casi un 11%, lo que nos ha permitido contratar a 550 trabajadores temporales, mantener los tres turnos en la línea 3 e incorporar un tercer turno en la línea 2, la del León. Tener el SEAT SUV, que se diseña y se desarrolla íntegramente aquí, nos hará dar un gran paso hacia la rentabilidad sostenible y esto también significa asegurar el trabajo aquí, en Martorell.

-¿Podría ser rentable SEAT a partir del año 2014?

No hacemos predicciones. Tanto el consejo de administración de SEAT como yo tenemos la labor de conducir a la compañía a la rentabilidad tan pronto como sea posible. No es una cuestión de alcanzar ese equilibrio durante un año determinado, sino de crear una compañía que sea capaz de generar beneficios de manera estable.

-Llama la atención que SEAT logró incrementar sus ventas en España, pese a la crisis. ¿Cómo fue posible?

La nueva generación de modelos León está marcando un punto de inflexión. El segundo pilar de la marca es el modelo Ibiza, que no solo ha sido el buque insignia de la firma durante 30 años, sino que también ha contribuido a internacionalizar la compañía. La última generación del León es claramente nuestra siguiente apuesta de futuro. La semana que viene expondremos en Martorell nuestros planes para los próximos años a los cerca de 2.500 concesionarios de todo el mundo. Veo que este es el comienzo de un viaje.

-¿Seguirá siendo Europa uno de los mercados principales para SEAT?

Absolutamente. Creemos en Europa, creemos que podemos aportar algo especial a la industria automovilística europea. Queremos seguir centrados en Europa, es nuestro núcleo de negocio. Estamos expandiendo también nuestros esfuerzos en la zona del Mediterráneo, como el norte de África, que es un área interesante para nosotros, como Nigeria. Aparte de ello, México continua siendo nuestro punto de apoyo en América Central.

«La Marca España es una gran iniciativa fuera del país. Pero también tiene que serlo dentro»-¿Se plantean volver a China?

Es una de las decisiones de mayor peso estratégico. Hicimos la prueba hace dos años y medio. La marca consiguió un gran vínculo con el segmento joven del mercado chino. El mercado chino ha cambiado y el modelo de importación en China ya no es factible. Si se quiere ser exitoso en China se debe apostar por un modelo de producción local. Apostar por el mercado chino supone una gran decisión que requiere un análisis cuidadoso. Estamos estudiando si es posible acudir a China y si tendría sentido para nosotros.

-¿Cuál ha sido la influencia del plan PIVE para ustedes?

El Gobierno siempre ha creído en la importancia del sector del automóvil. La continuación de los planes PIVE y PIMA Aire no solo ha sido bien recibida por la industria, sino que además nos han permitido fortalecer nuestra presencia en España. Y para nosotros, la única firma verdaderamente española de fabricación de automóviles, es importante que nuestro propio país nos dé oportunidades para crecer en nuestro mercado.

«Lo que no contribuya a la estabilidad, no es bienvenido», señala sobre Cataluña-¿Cuál es la importancia de la Marca España para su grupo?

Es fundamental. Honestamente, pienso que muchos compradores españoles no valoran lo que tienen en sus manos. Existe un peso excesivo de importación de productos industriales y creo que es el momento de redescubrir qué puede ofrecer España. Producimos coches de primer nivel internacional y vemos que estamos fortaleciendo nuestra imagen más rápidamente fuera que dentro de España. La Marca España no es un concepto virtual, sino que es una oportunidad para la población española para reevaluar lo que tienen en sus manos, así como para poner de manifiesto la pujanza de sus propios productos. Creo que la Marca España es una gran iniciativa fuera de España, pero que también debería serlo dentro de sus fronteras.

-¿Qué le han parecido las reformas adoptadas por el Gobierno español?

Personalmente creo que no hay alternativa al trabajo duro. España registra ahora una tendencia positiva. Existe un optimismo latente. La gente que conozco en España, cuando se refieren a la situación de la economía española, desprenden optimismo. España tiene ciertamente un gran potencial. Es un mercado joven y dinámico. Existe un gran futuro para el país.

-¿Qué opinión le merece la situación política de Cataluña y el movimiento soberanista?

No voy a hacer comentarios sobre esta situación. Vivimos en una gran economía y, como toda empresa, necesitamos un acceso libre a los mercados y un marco de seguridad, de estabilidad. Todo lo que contribuya a ello, es bienvenido. Y lo que lo pone en riesgo, no lo es.