El ex presidente de la CEOE, Gerardo Díaz Ferrán, durante el juicio
El ex presidente de la CEOE, Gerardo Díaz Ferrán, durante el juicio - efe

La Audiencia Nacional confirma la pena de dos años de cárcel para Díaz Ferrán

El tribunal rechaza el recursos interpuesto por el ex presidente de la CEOE por la compra de Aerolíneas Argentinas a la SEPI

Actualizado:

La Audiencia Nacional ha confirmado los dos años y dos meses de prisión para el ex presidente de la CEOE y ex presidente de Marsans, Gerardo Díaz Ferrán, por un delito contra la Hacienda Pública por defraudar 99 millones de euros del impuesto de sociedades en la compra de Aerolíneas Argentinas por parte de Air Comet en 2001.

La sala de lo penal rechaza en una sentencia, que se ha dado a conocer hoy, los recursos interpuestos tanto por Díaz Ferrán como Antonio Mata, el entonces consejero delegado de la aerolínea, que cerró en diciembre de 2009 después de que fuera embargada su flota por el impago de un crédito.

El juzgado central de lo penal había señalado que ambos empresarios habían defraudado esta cantidad empleando fondos de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI): este organismo público vendió el 99,2% de Interinvest, propietaria a su vez del 92,1% de la compañía argentina, por la cantidad simbólica de un dólar. Además, la SEPI aportó 300 millones de dólares para satisfacer las demandas de los acreedores de Air Comet, entonces inmersa en el procedimiento concursal.

El tribunal apunta que «la numerosa prueba practicada no deja lugar a duda» de que Air Comet no ingresó la cuota del impuesto de sociedades de 2001 y, con ello, «sus responsables legales» cometieron un delito fiscal. Asimismo, descarta los argumentos del expresidente de la patronal española y del ex consejero delegado para concluir que la falta no ha prescrito y que de la «numerosísima documental» aportada a la causa pone de manifiesto «la maniobra de Air Comet en el procedimiento concursal seguido a instancias de Aerolíneas Argentinas».

«El dinero entregado por la SEPI a Interinvest y transmitidos por esta a Air Comet fueron utilizados para la compra de los pasivos y subrogarse como acreedor de Aerolíneas Argentinas en el procedimiento concursal entablado en Argentina», añade. De esta forma, Air Comet incluyó las pérdidas derivadas de ese 60 % de quita en el ejercicio fiscal de 2002, pero no los 300 millones de dólares obtenidos del erario público español a través de la SEPI, explican los magistrados. A consecuencia de ello, Air Comet amplió su participación en Aerolíneas Argentinas a costa de los créditos recibidos por Interinvest y pagados por la SEPI, en vez de destinarlo a las deudas de la compañía argentina. El motivo de no contabilizar los créditos en el ejercicio que deberían haber sido contabilizados, resume la sentencia, «no es otro que la de ocultarlos al fisco», según recoge Efe.