El consorcio de empresas españolas ya ha recibido la plataforma para construir el segundo tramo del proyecto
El consorcio de empresas españolas ya ha recibido la plataforma para construir el segundo tramo del proyecto - efe

El consorcio español acelera la construcción del AVE a La Meca

Trabaja ya en el segundo tramo, que presenta menos deficiencias

Actualizado:

El consorcio de empresas españolas ya ha recibido la plataforma para construir el segundo tramo del tren de alta velocidad entre La Meca y Medina (Arabia Saudí). En un intento por acelerar el proceso de construcción del megaproyecto valorado en 6.736 millones de euros, cuya finalización está prevista para diciembre de 2016, las compañías se encuentran trabajando sobre este segmento de 85 kilómetros, cuyas obras encabeza la constructora gallega Copasa, según confirman fuentes del grupo hispano-saudí Al Shoula.

Al sur de este tramo, se sitúan los 100 kilómetros próximos a Yeddah, que constituye la primera entrega realizada por el consorcio Al Rajhi, liderado por China Railway (CRCC), que se encarga de la primera fase de la obra.

Los retrasos en la entrega de la plataforma obligaron a ampliar el plazo de ejecución de 34 a 52 meses. Además, una vez que el consorcio español recibió el primer tramo detectó diversas irregularidades, como desniveles y deficiencias en el drenaje, lo que despertó los temores a un nuevo retraso en la finalización de las obras.

El propio presidente de OHL, Juan-Miguel Villar Mir, que se encarga de construcción del primer tramo, reconoció que se habían encontrado deficiencias de calidad en la plataforma y que si se prolongaba la demora en la entrega de la infraestructura «a la fuerza se retrasará el final de la obra».

Sin embargo, fuentes de Al Shoula señalan que para responder a las exigencias del Gobierno saudí, que ha pedido a las compañías españolas más celeridad para compensar los retrasos de CRCC, se han puesto en marcha las obras mientras se lleva a cabo la supervisión de la plataforma. De esta manera, aunque las empresas de nuestro país ya se encuentran construyendo la vía de balastro y los dispositivos de señalización, la titularidad de este tramo aún le corresponde al consorcio chino. Se espera que la transferencia se produzca dentro del próximo mes. Hasta ahora el consorcio español no continuaba con las obras hasta que constataba la calidad de la plataforma.

Además, según la firma de ingeniería Euroconsult, que comprueba si las infraestructuras que recibe el consorcio cumplen con la normativa, el segundo tramo presenta una «mayor calidad» que el anterior, según indicó ayer su presidente, Leonardo Beantov. En última instancia, deberá ser el consorcio el que verifique el estado de la estructura y decida hacer efectiva la entrega. Beantov realizó estas declaraciones al ser preguntado por la prensa durante un acto de presentación de su debut en el mercado alternativo bursátil el próximo otoño, con una capitalización de hasta 60 millones.