El Banco de España obliga a la Sareb a volver a tasar sus inmuebles y créditos
La presidenta de la Sareb, Belén Romana - efe

El Banco de España obliga a la Sareb a volver a tasar sus inmuebles y créditos

La Sareb, que absorbió 50.449 millones en activos de las cajas con ayudas, deberá cargar las posibles pérdidas contra resultados

Actualizado:

La dirección del banco malo reformuló el plan de negocio de la entidad al poco de su creación. Más tarde revisó el valor de sus casi 200.000 activos, tarea que requirió de 24 firmas asesoras, 1.000 expertos y un año de trabajo. Ahora, el Banco de España obliga a la Sociedad de gestión de activos procedentes de la reestructuración bancaria (Sareb) a volver a tasar todos los créditos e inmuebles que absorbió de bancos y cajas con ayudas públicas. Las posibles pérdidas que detecte tras ese ejercicio, según impone el supervisor en un proyecto de circular que acaba publicar, se cargarán contra la cuenta de resultados de la entidad, que cerró 2013, su primer año de actividad, con unas pérdidas de 261 millones.

BFA-Bankia, Catalunya Banc, Novagalicia Banco, Banco de Valencia, Ceiss, BMN, Liberbank, Caja 3 y Banco Gallego trasparon a la Sareb, como se llama el banco malo, un total de 197.474 activos, entre viviendas, suelo y créditos a la promoción y construcción inmobiliaria, valorados inicialmente en 50.449 millones de euros. Sin embargo, y según fuentes financieras consultadas por ABC, la urgencia con que se creó este vehículo a finales de 2012 hizo que el precio de muchos de esos activos, pese a traspasarse ya con un notable descuento respecto a su valor en libros, no estuviesen del todo ajustados a los precios de mercado.

El Banco de España, a través de la circular con que impone este nuevo ejercicio, para el que la Sareb deberá contar con firmas externas independientes, obliga al banco malo a retasar esos activos teniendo en cuenta «la evolución de los precios de mercado y la realización de los activos conforme a los horizontes temporales previstos en el plan de negocio».

Además, incluye una serie de limitaciones —por ejemplo, el uso de muestras para valorar carteras de activos similares— que pretende acercar aún más el precio contable al del mercado. Incluso exige que se dé un valor cero, por ejemplo, a aquellos préstamos hipotecarios sin garantía que encadenen ya 18 meses de impago y a las acciones o títulos de empresas en concurso de acreedores.

Menos de tres años de plazo

La entidad presidida por Belén Romana dispone ahora de menos de tres años para completar esa revisión. Antes de que acabe este ejercicio, la Sareb deberá haber retasado el 30% del importe de sus activos, el 60% antes del 31 de diciembre de 2015 y la totalidad de sus carteras al cierre de 2016.

Por todo ello, esta norma, que obliga además a la Sareb a evaluar al cierre de caja ejercicio la necesidad de efectuar correcciones en el valor de sus activos, podría hacer que la sociedad incurra en millonarias pérdidas, pese a que su intención era ganar ya dinero a partir de este año.