El eje ferroviario Madrid-Levante será el primero en abrirse a la competencia
El despegue del transporte de alta velocidad ha llamado la atención de muchas compañías - mikel ponce

El eje ferroviario Madrid-Levante será el primero en abrirse a la competencia

Al menos ocho grupos pugnarán por hacerse con el transporte de viajeros y mercancías

Luis M. Ontoso / Yolanda gómez
Actualizado:

El proceso de liberalización ferroviaria empieza a cobrar forma. El Ministerio de Fomento ya ha recogido el interés de diversos grupos empresariales por participar en el proyecto, mediante el que se abrirá progresivamente a la competencia con el operador público, Renfe, los servicios de transporte de pasajeros en todas sus modalidades (incluidos, por tanto, los trenes AVE). El primero de ellos, según han avanzado fuentes del Ejecutivo a ABC, será el que comprende el llamado «eje Madrid-Levante», en el que se incluye el AVE Madrid-Valencia y Madrid-Alicante. Se espera que a finales de año el primer tren privado se encuentre ya circulación.

Para muchos grupos de infraestructuras se trata de una de las oportunidades más atractivas en el sector, especialmente por el despegue del transporte de alta velocidad, tras la nueva política comercial aprobada el año pasado, que se materializó en una aumento del número de pasajeros del 20%. En concreto, según fuentes del sector, han mostrado su interés por competir en el concurso el Grupo Villar Mir (OHL), Ferrovial, Acciona, Comsa, Alsa, Planeta (Veloi Rail) y -como ayer mismo reiteró su propio presidente, Juan José Hidalgo- Globalia, matriz de Air Europa. Estas, al menos, puesto que otras compañías internacionales como Virgin -que ya trabaja como operador privado en Reino Unido- también han expresado públicamente su predisposición a participar en el proyecto.

Como paso previo a la concesión de los «títulos habilitantes», requisito indispensable que facultará a estas compañías privadas para operar en las conexiones que salgan a concurso, el departamento que dirige Ana Pastor ha concedido la «licencia ferroviaria» a varias de estas sociedades.

El gestor de la infraestructura (ADIF) anunció recientemente, según el documento «Situación de Licencias Empresas Ferroviarias y Habilitaciones para Adjudicación de Capacidad», que Veloi Rail ya disponen licencia ferroviaria para el transporte de viajeros, por lo que se une a empresas como Alsa, Ferrovial, Acciona y Comsa, que disponen de este título pero únicamente para ofrecer los servicios de mercancías.

Un único ganador

Una vez cumplida esta formalidad, una especie de «toma de posiciones» de cara al proceso final de liberalización, los grupos empresariales deben hacerse con un «certificado de seguridad» que, en última instancia, les permitirá enfrentarse por adquirir los «títulos habilitantes» que se otorgará, de momento, para un solo operador privado, que deberá competir con Renfe en las líneas de tren que unen Madrid con Levante, que además de abarcar la alta velocidad y el transporte convencional (velocidad media), incluirá el de mercancías.

El AVE Madrid-Valencia, la parte más «jugosa» para los inversores privados, se inauguró a finales del año 2010, tras una inversión de 6.600 millones de euros. El año pasado registró 2,04 millones de pasajeros, un 6,4% más que el año anterior. Por su parte, el tren de alta velocidad entre la capital española y Alicante se puso en marcha en junio del año pasado, ejercicio que cerró con aproximadamente un millón de pasajeros, con una media de ocupación del 80%.

El propósito del Gobierno de Mariano Rajoy consiste en, en última instancia, lograr un punto de equilibrio de manera que los servicios de ferrocarril no crezca en exceso detrimento de otros medios, como el transporte aéreo. Este segmento fue el que más se redujo en 2013, al desplomarse un 14%, según los datos del INE, frente al incremento exponencial de los trenes de larga distancia -entre los que se encuentran los AVE- que crecieron un 13,6% en comparación con los datos de 2012. Esto dio lugar a la cifra más baja de viajeros por avión de los últimos doce años.