Una fusión como origen del cierre de las cuatro plantas de la embotelladora de Coca-Cola
Protestas por el cierre de la planta de la embotelladora de Coca-Cola en Fuenlabrada - efe

Una fusión como origen del cierre de las cuatro plantas de la embotelladora de Coca-Cola

Iberian Partners, la ejecutora del ERE, es el resultado de la unión de siete empresas españolas que se repartían las fábricas de distribución del famoso refresco en nuestro país

Actualizado:

El origen de la decisión del cierre de las cuatro plantas españolas embotelladoras de Coca-Cola se remonta a febrero de 2013. Hace un año, Competencia daba el visto bueno a la fusión de las siete empresas españolas que controlaban las once fábricas de la multinacional estadounidense en nuetro país. De ahí nacería Coca-Cola Iberian Partners, un embotellador único para la Península Ibérica.

Y toda fusión empresarial suele llevar aparejada despidos y reestructuraciones. Fuentes de Iberian Partners justifican el ERE como necesario y alegan que tras la absorción empresarial hay puestos duplicados que deben ser eliminados por razones de ahorro. Además, la nueva compañía resultante quiere cambiar el modelo de logística hacia uno circular: «Se produce en el perímetro y se distribuye en el interior».

Para estructurar este nuevo sistema con el máximo ahorro de costes, explican que en el Norte dejarán dos fábricas (La Coruña y Bilbao) y cerrarán otra (Colloto, Asturias); en el Este mantendrán otras dos (Barcelona y Valencia) y eliminarán la de Alicante y en el Centro, por cambiar el modelo de distribución, no será necesaria la de Fuenlabrada (Madrid). También se cerrará la planta de Palma de Mallorca y se mantendrán otras de la periferia peninsular como las de Málaga, Sevilla, Santa Cruz de Tenerife y otra en Portugal.

Iberian Partners: «Las plantas, como mucho, están al 80% de producción»Además, Iberian Partners justifica esta «reestructuración» por una cuestión de eficiencia. «Las plantas, como mucho, están al 80% de producción», aseguran desde la compañía fusionada.

Las salidas iniciales planteadas se cifran en 1.253, de las cuales, 500 serán recolocaciones a las otras siete plantas españolas y 350, prejubilaciones. «Al final solo habrá 350 despidos», afirman desde la embotelladora española de Coca-Cola.

Mientras, siguen las negociaciones entre los representantes de la empresa y los sindicales sin que hasta el momento se hayan producido grandes avances. Los trabajadores de plantas como la de Fuenlabrada, que llevan de huelga indefinida desde el 31 de enero, anuncian que darán guerra si no se retira el ERE. Los paros en la sede de la localidad madrileña han sido masivos. Insisten en que no hay otra posibilidad de diálogo. Desde Comisiones Obreras también rechazan una reestructuración que consideran innecesaria después de que Iberian Partners cosechara casi 900 millones de euros en el pasado ejercicio.

El plazo límite para el periodo de consultas otorgado por la empresa termina el 21 de febrero. La propuesta inicial de 1.253 salidas sigue sobre la mesa. También las condiciones ofertadas desde el primer día: 30 días por año trabajado con 18 mensualidades y 5.000 euros para los empleados que sean trasladados. Tras varias reuniones celebradas, el conflicto sigue enquistado. Habrá que esperar a las próximas citas los próximos 12 y 13 de febrero.

«El ERE no lo hace Coca-Cola»

La preocupación por las familias que quedarán en la calle ha calado también entre la sociedad española por la popularidad de la marca, pese a que el ERE es de la embotelladora española, y el seguimiento realizado por la Prensa.

El conflicto laboral ha llegado también al sector político. El secretario de Formación del PSOE, Rafael Simancas, incitaba en su Twitter a una huelga de consumo: «Diputados socialistas no consumiremos @CocaCola hasta que no se garanticen sus empleos @cocacolaenlucha #cocacola0despidos». Sin embargo, tras el revuelo formado, aclaraba que se trataba solo de «un gesto personal».

Desde diferentes redes sociales y aplicaciones de mensajería de telefonía móvil también se insta a seguir este boicot a la compañía de refrescos. «Proponemos no consumir productos Coca-Cola a partir del lunes durante 30 días, reza parte de uno de los textos enviados en cadena.

Los sindicatos recuerdan que la embotelladora obtuvo beneficios de casi 900 millonesDesde la propia Iberia Partners recuerdan que el ERE es suyo. «No lo hace Coca-Cola, somos la embotelladora», puntualizan. La multinacional estadounidense poco tendría que ver en principio con los despidos, aunque fueron ellos quienes concedieron las licencias a estas empresas españolas. También se erigieron como los artífices de la fusión planteada hace ahora unos dos años con el fin de evitar las complicaciones que conllevaba la comunicación con varios interlocutores en la Península.

El propio presidente de Coca-Cola España, Marcos de Quinto, ha desvinculado a la multinacional estadounidense de los cierres a través de Twitter alegando que lo ejecuta una «embotelladora independiente». «El ERE de Iberian Partners resulta de la fusión de ocho empresas españolas. Apoyamos su lógica empresarial aunque nos duela su impacto laboral», añade De Quinto en otro «tweet» anterior.