El desempleo y la desigualdad social, las grandes amenazas globales de 2014
Una foto de la edición del Foro Económico de Davos de la edición del año pasado - ABC

El desempleo y la desigualdad social, las grandes amenazas globales de 2014

El Foro Económico Mundial presenta su informe anual de riesgos globales en vísperas de la reunión de Davos

Actualizado:

La acusada brecha entre ricos y pobres, el desempleo, el cambio climático y la seguridad cibernética son los grandes riesgos globales que afronta el mundo en la próxima década, según refleja el informe de Riesgos globales 2014, elaborado por el Foro Económico Mundial (WEF, por sus siglas inglés).

El estudio, presentado ayer en la sede de Bloomberg en Londres, hace hincapié inevitablemente en uno de los factores que a día de hoy lastra los aún tímidos avances de la economía española. "El desempleo afecta al 50% de los jóvenes de algunos países desarrollados que buscan trabajo, pero solamente encuentran puestos precarios que obstaculizan su desarrollo e inutilizan sus esfuerzos por construir un futuro", se puede leer en el informe.

En nuestro país, la tasa de desempleo entre jóvenes alcanzó el 57,7% en noviembre, convirtiéndose en la más alta de toda la Unión Europea, según los datos de la oficina estadística europea Eurostat. España es, junto a Grecia, el país de Europa con la tasa de paro más elevada, que Eurostat fija en el 26,7% en noviembre. Sin embargo, el número total de personas (de todas las edades) en paro en España ha disminuido: en octubre había 6.038.000 parados, mientras que en noviembre esa cifra era de 6.014.000 personas.

El informe Riesgos globales 2014, recoge la opinión de más de 700 políticos, académicos y empresarios, que han detectado un total de 31 riesgos para los próximos diez años, a los cuales solo se puede combatir con "cooperación internacional".

Además de los desafíos derivados de las crisis financieras y el desempleo, entre las primeras posiciones también figuran los riesgos ambientales que abarcan desde los desastres naturales, como terremotos o inundaciones, hasta riesgos provocados por la mano del hombre, como falta de mitigación y adaptación al cambio climático, o el colapso de ecosistemas y accidentes nucleares.

Por supuesto, el auge de las redes e internet también ha obligado a reservar un lugar para los riesgos derivados de la creciente centralización de las tecnologías de la información y comunicación de los individuos, negocios y gobiernos, que pueden terminar en ciberataques y disrupciones de infraestructura y pérdida de datos.

“Cada riesgo considerado en este informe encierra el potencial de provocar una falla a escala mundial; sin embargo, es su interconectividad lo que hace que sus repercusiones negativas sean tan pronunciadas ya que, en su conjunto, pueden ejercer un efecto aumentado”, señala Jennifer Blanke, Economista Jefe del Foro Económico Mundial.

Para aligerar los aires pesimistas durante la presentación del informe, no han faltado una serie de pautas o acciones para contribuir a mitigar o al menos reducir el impacto de los riesgos que cercan el mundo.

“Es esencial que todos los agentes de una sociedad, gobiernos, empresas y sociedad civil, cooperen a fin de hacer frente a la presencia de riesgos mundiales y adaptarse a los mismos”.