Mapfre repasa en un ambicioso libro «La historia del seguro en España»

La obra, que recorre la historia de esta industria desde sus inicios hasta nuestros días, destaca que se trata de un sector solvente y generador de empleo estable

Actualizado:

La historia muestra que el sector asegurador español, que es una de las cunas del seguro desde la Edad Media, ha tenido una evolución fluctuante. Tras unos inicios brillantes, gracias al comercio mediterráneo y más tarde con las rutas comerciales del Imperio Español con Las Indias, sufrió un eclipse casi total en los siglos XVII y XVIII, y una lentísima recuperación en el siglo XIX. Desde comienzos del siglo pasado, cuando se situaba en los últimos puestos de Europa, ha experimentado una firme recuperación, y hoy es un sector que se codea con la industria aseguradora de las grandes naciones y que contribuye de manera decidida al crecimiento y desarrollo económico de España.

Esta es una de las principales conclusiones del libro «Historia del seguro en España», presentado hoy en Madrid, una obra única que recorre la historia del seguro en España, desde sus primeras manifestaciones hasta nuestros días y da a conocer de forma detallada cómo el desarrollo del sector asegurador ha ido acompañando e impulsando la evolución económica y social de España a lo largo de los años.

El libro, editado por Fundación Mapfre y elaborado por un equipo de investigadores integrado por Gabriel Tortella (Director), Leonardo Caruana, José Luis García Ruiz, Alberto Manzano y Jerònia Pons, personalidades con destacado prestigio en el mundo académico y asegurador, pone de manifiesto el claro paralelismo que existe entre la historia del seguro español y la de la economía española en general.

Señala como fecha clave el año 1986, momento a partir del que se produce el gran despegue el seguro en nuestro país, en el que las primas pasaron de representar el 2 por ciento del PIB a alcanzar el 5,5 por ciento en 2012, con porcentajes incluso superiores en algunos años previos a la actual crisis económica. La clave de ese arranque, según pone en evidencia la obra, fue sin duda un nuevo marco legal que eliminó el rígido intervencionismo anterior, especialmente con la supresión de la aprobación previa de las pólizas, e hizo posible la profunda transformación que ha experimentado el sector en estas tres últimas décadas.

Sin ayudas públicas

También indica como factor fundamental el progreso económico que ha vivido España en la mayor parte de ese periodo y el gran esfuerzo realizado por el propio sector y sus directivos, que en estos años han llevado a cabo un profundo proceso de concentración y saneamiento sin requerir ninguna ayuda pública. En este periodo la industria aseguradora española ha vivido un incremento significativo de la competencia, con la entrada de grandes multinacionales en nuestro país, y ha desarrollado instrumentos e instituciones que han permitido ofrecer un alto nivel de calidad y servicio a los asegurados.

En esta línea, el libro destaca, además, que un ejemplo de la solidez de la industria aseguradora española es su comportamiento en la grave crisis que está atravesando la economía española. Aunque sus efectos se han dejado sentir significativamente en las cifras de primas y resultados, el sector en su conjunto mantiene unos altos niveles de solvencia y rentabilidad económica y es una industria generadora de empleo estable.

A pesar de los avances logrados, la obra también argumenta que todavía queda mucho camino por recorrer en determinados aspectos, como en el desarrollo del seguro de Vida (uno de los pilares de la economía para alcanzar niveles de bienestar social similares a los países más avanzados de Europa). Además, también apuesta por la internacionalización, que hoy está representada principalmente por Mapfre, que es uno de los diez mayores grupos aseguradores europeos por volumen de primas y que está presente en cuarenta y seis países de los cinco continentes. La presencia de empresas aseguradoras en otros países aportará crecimiento y desarrollo al sector y a la sociedad, en general.