El consejo de Repsol aprueba por unanimidad el acuerdo sobre YPF
El presidente de Repsol, Antonio Brufau, y el presidente de La Caixa, Isidro Fainé - EFE

El consejo de Repsol aprueba por unanimidad el acuerdo sobre YPF

La mexicana Pemex, el único accionista en votar en contra de la gestión de Brufau

Actualizado:

El consejo de Repsol ha finalizado con la aprobación del acuerdo que negociaron el pasado lunes la petrolera española e YPF, en unas conversaciones auspiciadas por el Gobierno argentino y el español y la mexicana Pemex. En un hecho relevante que acaba de remitir a la CNMV, la petrolera española informa de que el órgano ejecutivo de la compañía «ha analizado y valora positivamente el principio de acuerdo anunciado por el Gobierno argentino acerca de la compensación por la expropiación del 51% de la participación accionarial de Repsol en YPF».

Aunque el texto no incluye los detalles sobre el pacto, la compañía especifica que «con el objeto de desarrollar este principio de acuerdo, Repsol ha decidido iniciar en breve plazo conversaciones entre sus equipos y los del Gobierno argentino, a fin de buscar una solución justa, eficaz y pronta a la controversia». Según avanzaron fuentes conocedoras de su contenido a ABC, el Gobierno argentino se ha comprometido a indemnizar con 3.700 millones de euros (5.000 millones de dólares) en deuda pública argentina, en concreto, bonos con un interés de hasta el 8,75% y que se podrán hacer líquidos desde el día siguiente a la firma del acuerdo.

Para llegar a cabo la transferencia de estos bonos, Repsol contratará a «un banco de inversión de prestigio internacional» que se encargará de «facilitar una conducción profesional del proceso», según concretó la empresa en este mismo comunicado.

De manera paralela, la práctica totalidad de los accionistas ha respaldado la gestión del actual presidente, Antonio Brufau, que reclamó tras la expropiación de la antigua filial argentina una compensación mucho mayor (8.000 millones de euros) que la pactada finalmente y que no participó en la reunión en la que se sentaron las bases para aprobar el principio de acuerdo que hoy se ha llevado a la mesa del consejo (aunque fue su principal impulsor).

Únicamente, la mexicana Pemex, principal promotora de las negociaciones con YPF, ha rechazado el papel de la actual dirección de la compañía, como detalló el propio comunicado, que hizo hincapié en que «todos los acuerdos han sido aprobados por unanimidad», con la excepción de este último punto, «que fue adoptado con el único voto en contra» del grupo dirigido por Emilio Lozoya.

En el encuentro han estado presentes 15 de los 16 miembros del consejo de la petrolera española, ya que el presidente de La Caixa, Isidro Fainé, no ha acudido a la reunión y ha decidido delegar su voto en el presidente de la compañía, Antonio Brufau. Fainé, que es uno de los dos vicepresidentes de Repsol, ha comunicado su resolución en un escrito. El presidente de La Caixa se ha ausentado de la reunión para asistir en Hong Kong al consejo de administración del banco BEA ( Bank of East Asia), según informó Ep. Este movimiento también se puede interpretar, aparte del voto favorable a la gestión, como una muestra de apoyo por parte del principal accionista, Caixabank (con una participación del 12,02%) a la labor de Brufau.

El texto no especifica cómo se articularán las garantías de cobro de los bonos de deuda pública argentina -que las principales agencias de calificación consideran que cotizan como «bono basura»-, una de las prioriades que se había marcado Repsol para aceptar el preacuerdo.

Detalles del acuerdo

El jefe de gabinete argentino, Jorge Capitanich, aseguró hoy que revelará los detalles del preacuerdo con Repsol sobre la compensación por la expropiación del 51 % de las acciones de YPF una vez que sea aprobado por el consejo de administración de la petrolera española. «Cuando exista aprobación, expondremos públicamente los puntos del acuerdo», dijo hoy Capitanich a un grupo de periodistas en la Casa de Gobierno.

El dirigiente argentino hizo hincapié en que, si se suscribe por el consejo, el acuerdo abrirá la puerta «a inversiones nacionales y extranjeras que permitan incrementar los niveles de producción». La Casa Rosada confía en que el fin del litigio con Repsol permitirá sumar socios en la exploración y explotación de sus recursos hidrocarburíferos y reducir una factura energética que roza los 15.000 millones.