La UE aprueba normas más estrictas en el etiquetado de aceite de oliva para evitar engaños

La UE aprueba normas más estrictas en el etiquetado de aceite de oliva para evitar engaños

Las nuevas reglas entrarán en vigor a finales de 2014 y aparcan definitivamente las aceiteras no reutilizables en la hostelería

Actualizado:

Los Estados miembros dieron luz verde ayer a la revisión de las reglas de comercialización de aceite de oliva en la Unión Europea, con el objetivo de introducir normas más estrictas en el etiquetado con las que evitar engaños al consumidor sobre la calidad del producto, han informado en fuentes comunitarias. Las nuevas disposiciones entrarán en vigor el 13 de diciembre de 2014 y obligarán a que la formulación del etiquetado sea «uniforme» y «no induzca a error al consumidor» escondiendo, por ejemplo, que la calidad del producto es inferior.

Un fraude que, según Bruselas, ocurre a veces al indicar la calidad del aceite en un cuerpo de letra más pequeño que el resto del mensaje informativo. La etiqueta deberá informar, también, de manera «más clara» sobre el mejor modo de conservación del producto e indicar que la botella debe guardarse resguardada de la luz y el calor, para mantener su calidad.

Además, se podrá indicar con carácter voluntario, la fecha de recolecta -siempre que todo el aceite del recipiente provenga de la misma cosecha- ya que la calidad del aceite puede deteriorarse aunque sea posible su consumo durante años. Finalmente, los gobiernos nacionales estarán obligados a vigilar que estas nuevas normas se cumplan y a realizar controles, así como a tomar medidas si se vulneran las reglas.

La decisión ha sido adoptada por el comité de gestión competente que forman expertos de los Veintiocho con una mayoría de votos a favor y ninguno en contra, aunque sí con la abstención de Alemania, Estonia, Letonia, Hungría, Austria y Suecia. El comisario de Agricultura, Dacian Ciolos, promovió hace meses un paquete similar de medidas para apoyar al sector olivarero, pero finalmente decidió aparcarlo por las presiones de Reino Unido en contra de obligar a la hostelería a sustituir las aceiteras tradicionales servidas a los clientes por otras selladas y no reutilizables.

Ciolos optó finalmente aparcar la polémica medida a escala europeo, mientras que países como Portugal, Italia y España -principales productores de aceite de oliva- han decidido aplicar en su territorio el veto a las aceiteras reutilizables en bares y restaurantes. El Ejecutivo comunitario, que veía con buenos ojos esta medida para evitar fraudes y proteger los productos de calidad, estima que con la iniciativa propia de este grupo de países queda cubierto «al menos dos tercios del consumo europeo» gracias a normas nacionales, explicaron las fuentes.