Un diputado catalán amenaza a Rato con una sandalia: «¿Tiene miedo?»
El diputado de la Candidatura d'Unitat Popular (CUP), David Fernández, amenazando con su sandalia - efe

Un diputado catalán amenaza a Rato con una sandalia: «¿Tiene miedo?»

«Su infierno es nuestra esperanza. Hasta luego gángster», ha añadido el político de la izquierda radical, David Fernández

Actualizado:

El diputado de la CUP (Candidatura d'Unitat Popular) David Fernández ha logrado robarle el protagonismo a Rodrigo Rato en su comparecencia ante la comisión de investigación del Parlamento catalán por su actuación al frente de Bankia.

El miembro de la izquierda independentista ha levantado una sandalia al expresidente de Caja Madrid y en tono amenazante le ha preguntado si sabía lo que significaba ese gesto en Irak. «Es un gesto de desprecio hacia el poder», le ha explicado.

A continuación y sin soltar la zapatilla en ningún momento ha seguido descalificando al exdirigente de la entidad bancaria. En su discurso le ha acusado de «llevar a cabo una guerra económica frente a los pobres» o de «promover»la guerra en Irak.

Fernández ha ido subiendo el tono de sus palabras al escuchar a Rato decir que era «imposible» que Bankia provocara 80.000 desahucios durante su mandato.

La tensión ha llegado al punto máximo cuando David Fernández le ha espetado: «¿Usted tiene miedo?», a lo que Rato le ha respondido: «¿A quién, a usted?. Y de nuevo el diputado catalán de extrema izquierda ha sentenciado: «No, a perderlo todo, como a millones de familias (en España), y a que un día la gente se harte».

Como colofón final David Fernández se ha despedido de Rodrigo Rato con un, «te espero en el infierno. Hasta luego gangster. Fuera la mafia».

También el representante de ICV (Inciativa per Catalunya) Josep Vendrell ha tildado a Rato de «élite carroñera» en otro momento de la comparecencia.

Rato se defiende

Ajeno a estos descalificativos el expresidente de Bankia ha defendido su gestión al frente de la entidad durante su comparecencia.

Rato ha asegurado que en su etapa como presidente provisionó 22.500 millones, saneó la entidad y cerró oficinas cumpliendo con los requisitos de capital marcados por las autoridades bancarias.

En cuanto a la comercialización de preferentes el exdirigente ha asegurado que ningún consumidor de esos productos híbridos fue «obligado a comprarlos» y que en cualquier caso que «todo pasó por el supervisor», en alusión a la CNMV.

Rodrigo Rato está acusado de estafa, apropiación indebida, falsedad contable, delito societario y administración desleal.