Brufau y Morales, en la puesta de largo de la ampliación
Brufau y Morales, en la puesta de largo de la ampliación - ABC

Evo Morales y Antonio Brufau inauguran la ampliación de la planta de gas de Margarita

Con la entrada en producción de esta nueva fase, la planta ya produce 14 millones de metros cúbicos al día de gas

Actualizado:

El presidente de Bolivia, Evo Morales, y el máximo directivo de la petrolera española Repsol, Antonio Brufau, inauguraron ayer la ampliación de la planta de procesamiento de gas Margarita para asegurar el abastecimiento del mercado interno y las exportaciones a Brasil y Argentina. Morales y Brufau visitaron en el sur boliviano la nueva infraestructura de Margarita, que es el mayor proyecto de desarrollo de hidrocarburos de Bolivia, operado por Repsol, en sociedad con las petroleras British Gas (BG) y Pan American Energy (PAE).

La obra, conocida como Fase II del proyecto Margarita-Huacaya, permite elevar la capacidad de procesamiento de la planta a 15 millones de metros cúbicos diarios desde los 9 millones conseguidos con obras de la Fase I en mayo de 2012. En su discurso, Brufau destacó que la ampliación de la planta es el segundo hito del proyecto, que incluye la construcción de gasoductos y la perforación de cuatro pozos más que permiten aumentar la producción de gas natural.

Resaltó que el compromiso de Repsol era producir desde hoy 13 millones de metros cúbicos diarios, pero está en condiciones de entregar 14 millones para que la empresa estatal Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) los destine a los mercados interno y externo. «Hoy estamos demostrando con hechos y buenos resultados la sociedad que hemos consolidado con YPFB y, a través de esta empresa, con el Estado boliviano, al cual consideramos nuestro socio estratégico, tal como lo es el proyecto Margarita-Huacaya para Repsol y sus socios a nivel mundial», dijo Brufau.

Repsol y sus socios ejecutan un plan de inversiones por valor de más de 1.200 millones de dólares (casi 900 millones de euros) en Margarita desde 2010. Bolivia tiene como principales clientes de la producción de gas natural a Brasil, que compra unos 30 millones de metros cúbicos diarios, y a Argentina, que importa la mitad de ese volumen. El ministerio boliviano de Hidrocarburos reconoció ayer que ha afrontado algunos problemas para cumplir con sus obligaciones con los mercados interno y externo, pero confió en que la nueva planta ayudará a garantizar el abastecimiento.

En su discurso, el presidente Morales saludó la presencia de Brufau y de «toda la plana mayor» de Repsol para asistir al acto en Margarita, que consideró «histórico». También destacó el proceso de nacionalización iniciado en 2006 y las inversiones de las empresas privadas para el desarrollo de los hidrocarburos bolivianos, que este año llegarán a 2.243 millones de dólares (1.655 millones de euros), frente a los 243 millones (180 millones de euros) registrados en 2005. Agregó que en Bolivia hay grandes empresas haciendo inversiones pero les pidió definir «si son socias de verdad del pueblo y del Estado bolivianos» porque, si es así, subrayó, la relación no puede derivar en arbitrajes y enfrentamientos.