Becarios «en negro»: el auge del fraude con los que están más «verdes»
Desde CC.OO. no creen que el gasto de la afiliación sea disuasorio - fernando blanco

Becarios «en negro»: el auge del fraude con los que están más «verdes»

El Tribunal Supremo derogó, a instancias de un recurso de CC.OO., el Real Decreto 1707/2011, por lo que ahora los estudiantes en prácticas remunerados tendrán que estar afiliados a la Seguridad Social. Y de manera retroactiva desde el 28 de junio

Actualizado:

Hecha la ley, encontrada la «trampa». O la manera de «escaquearse» o no remunerar. Este mayo el Tribunal Supremo derogó el Real Decreto 1707/2011, a instancias de un recurso de CC.OO., que regulaba la relación de los becarios en las prácticas con las empresas (por un defecto de forma en la tramitación, que no de fondo). Ahora a los universitarios en prácticas que reciben remuneración (ayuda a los estudios) se les debe registrar en la Seguridad Social, con sus pagos y sus trámites, fomentando (seguramente sin querer por parte de CC.OO.) que ahora las empresas prefieran en algunos casos no inscribirlos, según constatan en algunas universidades. Aunque deban hacerlo, de hecho, además de manera retroactiva...

El BOE lo hizo público: aquellos estudiantes universitarios que reciban un jornal y que estuviesen haciendo prácticas desde al menos el 28 de junio en adelante tienen que estar afiliados al sistema. El BOE lo notificó en agosto. Pero algunos becarios ya no estaban en la empresa, aunque sí lo estaban en junio y julio. O puede que algunos de estos becarios no tuviesen ni número de la Seguridad Social, porque era su primera experiencia laboral. Y puede que a todo eso incluso se sume que han hecho esas prácticas fuera de su ciudad, que acabasen prácticas pocos días después... Por lo que tienes que buscar a este becario, que ya no está en la empresa, que no tiene ni número de la Seguridad Social y que no vive en la ciudad, para que haga todo ese papeleo. Y por lo que algunas pymes, sobre todo, prefieren hacer caso omiso ante este «follón», aunque sea un fraude.

Otra opción frecuente, que experimentan en algunas universidades, es que algunas empresas piden modificar el convenio, que diga que no se les va a pagar a los estudiantes... y, añaden indiscretos, «ya si eso les damos un dinerillo bajo cuerda». U otras que llaman para romper directamente el convenio y hacer uno en el que ya no se reciba contraprestación económica. Se observa una tendencia en estos dos sentidos, con la crisis como telón de fondo, en donde cada día hay más ofertas sin remunerar.

Se utilizan fórmulas ambiguas. Llegan ofertas en las que se lee: «Ayuda al estudio a convenir». O «... a determinar» Y luego, cuando hablan con el joven en la entrevista, le comentan el clásico: «Te voy a poner que no cobras y luego ya...». Después llaman a la Universidad e indican que va sin ayuda. O, como ocurre en algunas universidades donde los alumnos ya licencidados deben obligatoriamente cobrar en las prácticas, se les sitúe a estos titulados dentro de los que todavía no han terminado la carrera, que tienen que hacer prácticas por grado de manera obligatoria, las llamadas prácticas curriculares, y que son gratuitas.

Desde CC.OO. niegan que el gasto de afiliación justifique alguna excusa al respecto de esta ilegalidad. «Se esgrimió el argumento desde algunas autoridades universitarias de que esa cotización obligada a los becarios que reciben remuneración era un gasto que se cargaba el sistema de prácticas no laborables en España, porque disuadía a esas empresas de generar becas. La cuestión es que eso es ridículo», creen desde el sindicato, que defiende que se trata de una «cuantía absolutamente mínima» y advierten del fraude que se está cometiendo si no se paga, con castigo si se descubre. «La Seguridad Social le quita a un becario por su cotización alrededor de seis euros y a una empresa (con posibilidad de deducción) poco más de 30 euros. Una cuantía absolutamente mínima», afirman.