Caña a 0,40, «todo a un euro» o 2x1: el éxito arrollador de la hostelería «low-cost»

Las cadenas de restauración de bajo coste siguen creciendo y reproduciéndose con locales llenos de clientes

Actualizado:

¿Cuánto vale una caña? Las cadenas de restauración «low cost» siguen creciendo y reproduciéndose con locales llenos de clientes ante reclamos como las cañas a 40 céntimos, promociones de toda la carta de bebidas y «montaditos» a un euro o la posibilidad de pedir dos platos y pagar sólo uno.

«Mercado Provenzal» es una cadena de franquicias de restauración que nació hace un año en Sevilla y que ya ha desembarcado en la capital madrileña, donde esperan abrir 100 establecimientos en un periodo de dos años, según ha explicado Efeagro uno de sus socios, Toño Varo. Su principal reclamo son las cañas a 0,40 euros, tapas a 0,90 euros y un conjunto de platos que nunca superan los cuatro euros, «en los que no se escatima en calidad», según Varo.

A su juicio, «los precios en hostelería están sobrevalorados» y se pregunta: «¿Por qué hay que vender una cerveza a dos euros si te cuesta 0,10?».

La estrategia de esta compañía para «abaratar costes» se basa en un precio de la cerveza «muy bien negociado», la ausencia de cocina y, por ende, de chef, una organización laboral en la que «todos los empleados saben hacer de todo» y la fórmula del autoservicio, ha detallado. Tras abrir restaurantes en Sevilla, Madrid y Córdoba, el próximo mes llegarán a las calles de Santander, Huelva, Jerez, Jaén y Valencia, todo un plan de expansión, de momento nacional, gracias a la fórmula de la franquicia.

Según Varo, desde que en mayo consiguieron transformar esta idea de negocio en franquicia han recibido 1.600 solicitudes de emprendedores que quieren unirse a la compañía.

Ultraeconómicos como fórmula

Entre los pioneros de esta fórmula, «100 montaditos», de la cadena Restalia, una compañía de restauración a bajo precio que comenzó en Andalucía hace cinco años a vender bebidas y mini-bocadillos (montaditos) a precios muy bajos. «En el ADN de la marca y desde nuestro nacimiento hemos sido ultraeconómicos», ha asegurado a Efeagro la portavoz de la compañía, Ane Corcuera.

La «euromanía» o la promoción de toda la carta a un euro durante la jornada de los miércoles ha sido una de las acciones más exitosas, hasta el punto de que la duplicaron a otro día de la semana, y ahora también se realiza los domingos y se ha exportado a los restaurantes que han abierto en Estados Unidos y México, convertidos en «dolarmanía» o «pesomanía». Dentro de poco, según ha avanzado, el fenómeno de los «montaditos» llegará a otros países como Chile e Italia.

Aunque la experiencia comenzó en 2008 y se ha desarrollado durante todo el proceso de crisis económica «los locales están llenos y se reciben 300 solicitudes mensuales de franquicias», mientras que el cierre de locales es «residual», ha explicado Corcuera.

Hace dos años la cadena abrió otra línea de restaurantes, «La Sureña», espacios en los que se busca recrear la gastronomía propia de Andalucía, con croquetas, «pescaíto» frito, gamba blanca o jamón, entre otros platos, a unos precios muy asequibles.

Cubos de cinco botellines de cervezas a tres euros, la instauración del jueves como el día de la «doblemanía», en el que se puede pedir dos platos y pagar sólo uno, son algunas de las promociones que atraen al público y que han conseguido una expansión de una fórmula que ya tiene más de 60 establecimientos abiertos en España.

Y no todo quedará aquí, porque según Corcuera ha adelantado a Efaegro, la compañía prepara para octubre el lanzamiento un «tercer concepto de mercado».

Sea una nueva fórmula gastronómica, un modo de emprendimiento o una respuesta a la crisis, la incógnita será, a partir de ahora, cuál será su impacto en la restauración y la hostelería tradicional.