Las razones del inesperado repunte de la economía portuguesa
Las exportaciones crecieron un 6,3% en el segundo trimestre - BELEN RODRIGO

Las razones del inesperado repunte de la economía portuguesa

El PIB ha crecido un 1,1% en el segundo trimestre gracias al aumento de las exportaciones y a una menor caída de la inversión

Actualizado:

El crecimiento de la economía portuguesa en el segundo trimestre de año ha sorprendido a todos, incluso a los economistas. El Producto Internacional Bruto (PIB) ha aumentado un 1,1% en relación los tres meses anteriores, lo que supone interrumpir un movimiento de caída que dura desde el último trimestre de 2010, aunque sigue bajando en términos homólogos. El crecimiento de las exportaciones y la caída menos acentuada de la inversión son las dos principales razones que justifican este crecimiento divulgado ayer por el Instituto Nacional de Estadística (INE). La mayoría de las previsiones anticipaba un crecimiento en el segundo trimestre ente los 0,3 y 0,6%.

“El crecimiento trimestral de 1,1% es una excelente noticia que sorprende por a positiva”, refiere el análisis realizado sobre estos datos por el Núcleo de Estudios de Coyuntura sobre Economía Portuguesa (NECEP) de la Universidad Católica de Lisboa. No obstante recuerda también que “todavía es pronto para hablar en inversión del ciclo económico en Portugal” teniendo en cuenta la incertidumbre que se mantiene “sobre la implementación de la política presupuestaria en 2013 y 2014”.

Entre abril y junio de este año la economía lusa ha crecido 1,1% en relación al primer trimestre del año que a su vez se retraía un 0,4% de cara a los tres meses inmediatamente anteriores. “Los datos relevados por el INE son muy positivos, alimentan la hipótesis de normalización de la economía portuguesa pero no son todavía suficientes para decir, de forma inequívoca, que está en curso una recuperación cíclica”, puntualiza el estudio. Recuerda también que siguen existiendo intereses de la deuda pública en niveles elevados comparados con las demás economías portuguesas que “dificulta la recuperación plena de la economía”.

Se mantiene la recesión

La alegría por los nuevos datos conocidos ayer es controlada ya que a pesar de la recuperación verificada, en términos homólogos el PIB sigue cayendo (exactamente un 2% en relación al segundo trimestre del 2012). La caída de la inversión en Portugal ha sido más leve, sobre todo en la construcción, y se ha producido una aceleración expresiva de las exportaciones de bienes y servicios en parte por un efecto de calendario (Semana Santa este año fue en marzo y el año pasado en abril). Las exportaciones crecieron un 6,3% aunque si en abril y mayo las ventas al exterior aumentaron en junio se vieron reducidas.

Aunque para la zona euro se espere este año una recuperación gradual no pasa lo mismo con Portugal, donde la perspectiva es de acabar el año en recesión. El Gobierno luso cree que si la economía sigue creciendo al ritmo trimestral por encima de lo esperado la recesión al final del año será del 1%. La coyuntura externa será decisiva para la recuperación portuguesa una vez que más de dos tercios de los productos exportados por Portugal tienen Europa como destino (sobre todo para España, Alemania y Francia, que juntos representan el 47% de las exportaciones portuguesas).

Sentido común y moderación

Antonio Pires de Lima lleva menos de un mes ocupando el cargo de ministro de Economía y ante los datos divulgados por el INE ha defendido la importancia de mantener “sentido común y moderación”. Cree que el mérito de estos resultados es “de las empresas y de los portugueses” así como de los miembros que estuvieron en el Gobierno en junio, “principalmente Álvaro Santos Pereira”, su antecesor. “Es una señal de confianza seguramente en el trabajo que las empresas y todos los portugueses están haciendo. Quiero continuar usando el tono de prudencia, de moderación porque los datos se tienen que consolidar y confirmar para que verdaderamente se pueda comenzar a hablar de estabilización económica”.