Ignacio Martín: «Sin parques nuevos, el orgullo por la eólica en España se irá muriendo»
Ignacio Martín accedió a la presidencia de Gamesa en mayo del año pasado - abc

Ignacio Martín: «Sin parques nuevos, el orgullo por la eólica en España se irá muriendo»

El presidente de Gamesa defiende que la reforma energética resultaba «necesaria», puesto que la situación era «insostenible», pero pide más apoyo para el sector

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

En los primeros puestos del ranking de fabricantes de aerogeneradores del mundo (Bloomberg New Energy Finance), entre los que se encuentran empresas alemanas (Siemens), escandinavas (Vestas) y estadounidenses (General Electric), se deja ver una compañía de raíces vascas. Gamesa se ha convertido, por derecho propio, en una de las sociedades más representativas de la Marca España. Incluso, ha logrado penetrar en un mercado tan compacto y autosuficiente como el chino. Después de un año 2012 plagado de dificultades, Gamesa ha dejado atrás los números rojos al ganar 22 millones durante el primer semestre del año con su nuevo presidente, Ignacio Martín, como timonel.

-¿Qué impacto tendrá la reforma eléctrica en Gamesa?

-La reforma era necesaria porque la situación del déficit de tarifa era insostenible. Gamesa, como productor de energía, no va a sufrir un impacto importante, aunque todavía tenemos que ver su desarrollo normativo. Como fabricantes de máquinas no nos afectará y como operadores de servicios y mantenimientos puede tener sus consecuencias. Otro tema es el de la capacidad eólica instalada en España. Sé que tenemos el estigma de que costamos mucho por el déficit de tarifa, pero también hemos ahorrado mucho porque la eólica ha hecho que el precio de la energía se reduzca. Si no hay parques nuevos, ese orgullo que tenemos en el país por contar con 22 gigavatios en funcionamiento se irá muriendo y España perderá esa capacidad de generación. Pensamos que de alguna forma se debería fomentar por lo menos que los parques en funcionamiento puedan seguir haciéndolo el mayor tiempo posible.

-¿Se ha tratado injustamente al sector eólico en comparación con el resto de renovables?

- Creo que la eólica es muy competitiva y cuando se ven las primas que ha recibido en comparación con lo que ha generado efectivamente no ha sido bien tratada. La eólica tiene una trayectoria y una antigüedad en el país que ha permitido que los costes de generación sean menores. Vamos a estar primando energías caras respecto a otras que no lo son.

-¿Cómo se interpretan los resultados del segundo trimestre?

-Contábamos con un proyecto para este año que era volver a la rentabilidad con un balance saneado y así lo ratificamos. Estamos ya en una senda de estabilidad. Teníamos unas guías para construir entre 1.800 y 2.000 megavatios y hemos hecho 956. Cumpliremos lo que dijimos. En cuanto a resultados antes de impuestos y financieros, hablamos de entre un 3 y un 5%, y efectivamente estaremos en ese rango.

-¿Por qué cree que se ha disparado la cotización de Gamesa?

- El mercado ha tomado conciencia de que el plan lo estamos implantado bien. Este sector y la compañía estaban muy desacreditados, por no cumplir lo que habían dicho. Esa circunstancia hace que los mercados no te crean y que el valor se deteriore.

-¿Se puede dar por terminado el ajuste laboral en Gamesa?

- Como asunto planificado, sin ningún género de dudas. Si hacemos algo será por optimizar los recursos. Ya dijimos que habría dos fases: la primera era el ajuste de los gastos fijos, que concretamos pasando de las 9.000 personas que tenía la compañía en diciembre de 2011 a las 6.500 que pensábamos que iban a quedar tras la reducción de la estructura. Pero dijimos que la capacidad industrial que había en España podría ser acomodada en función de la evolución de los negocios en Europa y en el norte de África. Como los mercados no han evolucionado bien, había que hacer el segundo ajuste. Pensamos que tenemos ya la capacidad adecuada para el mercado actual.

-¿Se sienten dañados por la Marca España?

-España tiene un extraordinario potencial en economía. Hay empresas españolas que triunfamos en todo el mundo. Está claro que las circunstancias que nos ha tocado vivir en el país son complicadas. Nosotros, en particular, intentamos ser locales en los mercados donde operamos. Hemos pasado a organizarnos por procesos en vez de funcionalmente. Y nos hemos descentralizado. Queremos ser brasileños en Brasil y mexicanos en México. Las medidas de ajuste que se toman son desgraciadamente duras. Entendemos que a nosotros nos afectan o procuramos que nos afecten lo menos posible.