Hamaquero, socorrista o retén forestal: siete trabajos que no faltan durante el verano
Hamaqueros en una playa mediterránea - erik soriazabal

Hamaquero, socorrista o retén forestal: siete trabajos que no faltan durante el verano

Algunas profesiones se desempeñan mayoritariamente en temporada estival

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Algunas profesiones se desempeñan mayoritariamente en temporada estival

1234567
  1. Hamaquero

    Hamaqueros en una playa mediterránea
    Hamaqueros en una playa mediterránea - erik soriazabal

    Pueblan la mayoría de playas españolas de mayo a mediados de octubre. Llegan al amanecer, se asan durante el mediodía y se marchan cuando ya casi es de noche. A cambio, cumplen el sueño de muchos españoles: pasar el verano íntegramente junto al mar.

    Según el diccionario de la Real Academia de la Lengua (RAE), el hamaquero es sencillamente «la persona que hace hamacas». Sin embargo, el término se ha extendido para definir a las personas que de sol a sol cuidan y alquilan sombrillas y tumbonas, muebles que para más de uno sirven, más que para descansar, como sartén para dorar su propia piel.

    Estos profesionales del verano alquilan sus tumbonas a precios que oscilan entre los cuatro y los quince euros (o incluso más), dependiendo de la playa y de la situación de la hamaca: sombra, primera línea de playa o interior.

    Los hamaqueros pueden alquilar ellos mismos las tumbonas y sombrillas, aunque en la mayoría de los casos trabajan para empresas que han conseguido una licencia municipal a cambio de un canon fijado por el Ayuntamiento que puede ser de varios miles de euros.

  2. Socorrista

    Un socorrista en una playa alicantina
    Un socorrista en una playa alicantina - juan carlos solera

    Aunque trabajan durante todo el año en piscinas cubiertas y gimnasios, es durante el verano cuando se produce el gran boom de los socorristas, que cobran entre 900 y 1200 euros mensuales (unos 6 ó 7 euros la hora).

    Se trata de personal de salvamento especialmente entrenado para vigilar y atender, dando una respuesta inmediata a personas en situación de riesgo en áreas acuáticas de recreación y deporte, tales como piscinas, ríos, lagos o playas. Estas últimas necesitan de, como mínimo, dos socorristas si quieren contar con bandera azul, según los requisitos de la Fundación Europea de Educación Ambiental, la organización encargada de otorgarlas.

    El título para poder ejercer como socorrista se puede conseguir a través de la Federación de Salvamento Acuático y Socorrismo la provincia de residencia, acudiéndo a un curso organizado por la Cruz Roja, haciendo un Ciclo formativo de grado superior de «Animación de Actividades Físicas y Deportivas» o a través de una empresa privada homologada por la Federación.

    Antes de conseguir el título, los socorristas deben superar un curso teórico de Primeros Auxilios y Salvamento Acuático que cuesta entre 300 y 420 euros y dura —dependiendo de la institución elegida para obtener el título— entre 85 y 120 horas y que incluye el aprendizaje de la maniobra de Reanimación Cardio Pulmonar (RCP). Posteriormente, deberán realizar un curso práctico de Salvamento Acuático (que engloba pruebas como nadar 200 metros a crol o bucear 30 metros). Una vez superadas, el aspirante habrá obtenido su titulo que le certifica como Técnico en Primeros Auxilios y Salvamento Acuático, que deberá renovar anualmente.

    «El trabajo físicamente no es duro, pero sí que es aburrido», explica José María Serrano, socorrista en la piscina municipal de Martín Muñoz de las Posadas (Segovia), que trabaja cuatro horas al día durante todos los días de la semana, librando dos fines de semana al mes. «Además, el sol machaca bastante. Pero también es agradecido, la gente sabe valorarlo si te preocupas por ellos, si te acercas a ver como están...».

  3. Retén forestal

    Un retén sofoca algunos rescoldos, en la zona de La Florida, en Tenerife, durante un incendio desatado en 2007
    Un retén sofoca algunos rescoldos, en la zona de La Florida, en Tenerife, durante un incendio desatado en 2007 - efe

    Los montes o terrenos forestales ocupan en España unos 26 millones de hectáreas, cerca del 51,4% de la superficie total del país, de los cuales aproximadamente 14 millones están cubiertas de arbolado. La sequía y a las altas temperaturas estivales convierten gran parte de este terreno en altamente inflamable durante los meses de verano.

    Por ello, a partir de marzo se inicia la contratación, bajo la modalidad de obra y servicio, de decenas de trabajadores de retenes, encargados de realizar las operaciones necesarias para prevenir y extinguir incendios forestales, así como socorrer y evacuar a los posibles accidentados.

    A cambio de su trabajo, que incluye jugarse la vida — basta recordar los once fallecidos en Guadalajara en 2005—, los miembros de un retén cobran en torno a mil euros brutos mensuales, aunque perciben primas que pueden alcanzar un aumento de hasta el 50%.

    Antes de ponerse ante las llamas deberán prepararse un temario y superar una serie de pruebas, que varían dependiendo de la comunidad autónoma. Sin embargo, éstas suelen constar de una prueba física (por ejemplo, correr 2400 metros en menos de 11 minutos 45 segundos), un examen de conocimientos teóricos, una prueba específica (que podría consistir en la realización de una linea de defensa de un incendio forestal) y un reconocimiento médico.

  4. Monitor de campamento de verano

    Monitores y asistentes a un campamento de verano en Sanlúcar de Barrameda
    Monitores y asistentes a un campamento de verano en Sanlúcar de Barrameda - abc

    En verano, hay pocas opciones mejores para que los niños se diviertan que enviarlos a un campamento de verano. Allí quedarán a cargo de monitores que les vigilarán día y noche, les entretendrán con actividades lúdico-educativas y les ayudarán a conocer la naturaleza que les rodea.

    «Para ser monitor realizar que hacer un curso de monitor de ocio y tiempo libre de 180 horas de duración que imparte una empresa homologada», explica Raquel Jiménez Ferreira, monitora en campamentos y ludotecas. «Después hay que hacer unas prácticas, también de 180 horas de duración, en el campamento que elijas».

    La remuneración varía entre los ochocientos y los mil euros por quincena, y tanto el transporte como el alojamiento y la comida están incluídos. «Hay que tener en cuenta que hay que estar pendiente durante todo el día de los niños», explica.

  5. Monitor de actividades recreativas en hoteles y cruceros

    Animadores de la compañía Acttiv.net
    Animadores de la compañía Acttiv.net - acttiv.net

    Para muchos, las esperadas vacaciones de verano no serían lo mismo sin ellos. Entretienen, estimulan y ponen el toque de humor al verano, aportando valor añadido a hoteles y cruceros.

    La demanda de monitores de actividades recreativas es muy elevada en nuestro país, existiendo incluso páginas webs dedicadas únicamente a ofrecer este tipo de trabajos, como Animajobs.com.

    Entre las cualidades indispensables para poder trabajar como animador, destaca tener un buen nivel de idiomas —el inglés es esencial y el francés y el alemán, casi indispensables—, buena presencia, talante extrovertido y ganas de divertirse.

    Si el aspirante cumple los requisitos, deberá presentarse a un casting como paso previo a comenzar a trabajar. El salario, dependiendo del hotel o del barco, oscila entre los setecientos y los mil cien euros mensuales.

  6. Trabajador en parques acuáticos

    Jóvenes y mayores se divierten en un parque acuático de la costa mediterránea
    Jóvenes y mayores se divierten en un parque acuático de la costa mediterránea - C. Pastrano

    Nuestro país no es solo sol y playa... También es agua. Repartidos por nuestra geografía existen más de veinte parques acuáticos, que funcionan a pleno rendimiento durante la temporada estival, algo para lo cual necesitan contratar a miles de jóvenes que se encarguen no solo de la vigilancia, las labores de socorrista y el mantenimiento de las instalaciones sino también de atender los restaurantes, bares, tiendas e incluso salas de masaje.

    Así, entre los puestos a cubrir destacan los dependientes para alquileres de flotadores, tiendas, bares y kioskos, los cocineros y auxiliares de cocina, los de atención al cliente y recepcionistas, los puestos de limpieza y mantenimiento, repartidores y promotores comerciales, animación, socorristas y monitores, administrativos y responsable de taquillas.

    La mayoría de los parques acuáticos disponen de su propia página web, dónde el aspirante puede consultar los plazos para inscribirse en las ofertas de empleo, enviar directamente el currículum o solicitar una entrevista.

  7. Guías turístico y de rutas por la naturaleza

    Senderistas recorren la Senda del Poeta, ruta a pie de tres días de duración que sirve para rendir homenaje al literato oriolano Miguel Hernández
    Senderistas recorren la Senda del Poeta, ruta a pie de tres días de duración que sirve para rendir homenaje al literato oriolano Miguel Hernández - abc

    Con el buen tiempo el turismo se dispara y también las ganas de conocer el entorno natural que nos rodea. Según el Comité Europeo de Normalización, los guías turísticos son «las personas que guían a los visitantes en el idioma de su elección e interpretan el patrimonio cultural y natural de una zona, que normalmente poseen una titulación específica sobre una zona, por lo general emitido o reconocido por las autoridades competentes».

    Además de un buen nivel de idiomas, los guías deben saber empatizar con los turístas a los que acompañan y conocer al dedillo la zona o las obras artísticas que muestran. Pueden trabajar por cuenta ajena para alguna agencia especializada, pero lo habitual es que lo hagan por cuenta propia —como «freelances»—, e incluso existen asociaciones que defienden sus intereses y tratan de combatir a los guías piratas, que no cuentan con licencia. Suelen percibir entre 120 y 150 euros por día de trabajo.

    Cada comunidad autónoma tiene su normativa en lo referido a los guías turísticos, aunque lo habitual es que el único requisito sea superar un examen, sin necesidad de asistir a un curso preparatorio, aunque existen programas educativos presenciales y online que, con un precio de entre 540 euros (online) y 1800 (presencial), ofrecen al alumno 450 horas de formación.