El recibo de la luz subirá un 1,2% en julio tras el cierre de la subasta eléctrica

El recibo de la luz subirá un 1,2% en julio tras el cierre de la subasta eléctrica

Esta subida se produciría después de que la luz subiera un 3% en enero y se abaratara un 6,6 % en abril

Actualizado:

La subasta Cesur de energía celebrada este martes apunta a un encarecimiento de la tarifa eléctrica de último recurso (TUR), a la que están acogidos la mayoría de los hogares, de alrededor del 1,2% para el tercer trimestre del año, según han indicado fuentes del sector.

Estas mismas fuentes han señalado que el precio del componente energético, que supone algo menos de la mitad de la tarifa, se ha elevado un 3% en la puja celebrada.

Así, si el Gobierno mantiene su intención de congelar los "peajes", con los que se retribuyen las actividades reguladas, como el transporte, la distribución o las primas a las renovables-, la tarifa subiría en torno a un 1,2% o un 1,3%.

Esta subida se produciría después de que la luz subiera un 3% en enero y se abaratara un 6,6% en abril, la primera bajada de precio desde la creación de la TUR en 2009.

En la vigésimo tercera subasta Cesur celebrada este martes por la mañana se ha comprado y vendido la electricidad que se suministrará durante el tercer trimestre del año a los casi veinte millones de consumidores acogidos a la TUR, la única tarifa que todavía fija el Gobierno.

En la puja se han subastado 2.500 megavatios (MW) de producto base -que suministra electricidad cada una de las horas del día comprendidas entre el 1 de julio y el 30 de septiembre-, que han cerrado a un precio de 47,41 euros el megavatio hora (MWh), un 4,4% más caro que en la última revisión.

Por lo que respecta al producto 'punta' -una especie de suplemento de electricidad para las horas de mayor consumo, entre las 08.00 y las 20.00 horas-, se han adjudicado 572 MW a 55,21 euros el MWh, un 6,3 % por encima de la anterior puja.

El incremento del coste energético del 3% se obtiene al corregir el encarecimiento del producto punta, que es el que se tiene en cuenta para calcular la TUR, con la evolución a la baja de otros conceptos como los pagos por capacidad, la prima de riesgo, las pérdidas o los mercados de ajuste.

La tarifa se compone de tres elementos principales: el componente energético, que supone algo más de un tercio y que se determina en la subasta; los "peajes", que son casi la mitad y que fija el Gobierno, y los impuestos, que rondan el 20 %.

El ministro de Industria, José Manuel Soria, ha mostrado su intención de mantener congelada la parte regulada del recibo en esta revisión, de manera que la evolución de la TUR dependería exclusivamente del componente energético.

Sin embargo, el ministro también ha reconocido que este podría revisarse como parte del cambio normativo de la reforma energética que el Gobierno prevé aprobar antes del verano, algo que tendrá que confirmarse antes de que entre en vigor la nueva tarifa, el próximo 1 de julio.