La primera promoción que se marchó a Alemania becada por el Gobierno alemán en una foto de grupo antes de marcharse
La primera promoción que se marchó a Alemania becada por el Gobierno alemán en una foto de grupo antes de marcharse - die akademie
formación profesional dual

Españoles que levantarán el país (alemán)

Hasta 5.000 jóvenes se marcharán de España este año para aprender una profesión y conseguir un empleo en Alemania

Actualizado:

Muchos acaban de terminar el instituto. Otros tienen una carrera e incluso un máster. Algunos hasta rebasan los 30. La mayoría no habla una palabra de alemán. Sólo saben una cosa con certeza: un 57% de paro juvenil da mucho miedo.

Ahora están en Mallorca desempolvando un a veces olvidado (y en general inexistente) alemán en «Die Akademie», la academia que supervisa el proyecto. «Eins, zwei, drei, guten morgen» y poco más. El justo y necesario para sobrevivir cuando aterricen en la fría Sveringe, una región del norte de Alemania que será su hogar dentro de tres semanas.

Son algunos de los 5.000 seleccionados para disfrutar de una de las becas que ofrecerá el Gobierno de Angela Merkel en 2013. El acuerdo, firmado entre la responsable de Trabajo, Fátima Báñez, y su homóloga germana, Ursula Von der Leyen, promocionará el «empleo y la movilidad profesional de los jóvenes», favoreciendo el acceso a un trabajo a través del sistema de formación dual alemán.

A los que se queden (y siempre algu

no abandona por el camino) les esperan 3 años con 800 euros en el bolsillo al mes y una nueva vida en un país con solo un 7,5% de desempleo juvenil. Todo un privilegio para la generación a la que pertenecen y el momento histórico que les ha tocado vivir.

Sin miedo

Mónica, de 27 años es licenciada en Turismo. Lleva ocho meses en el paro y desde que terminó la carrera solo ha conseguido trabajar en época de temporada alta. Se siente «estancada» y está harta de vivir con sus padres: «No tengo miedo de irme, tengo miedo de quedarme aquí y no poder tener nunca una vida normal».

Sharon, con casi 10 años menos, sí tiene miedo, pero necesita el trabajo. «Mis padres tienen un bar que ha dejado de dar dinero por la crisis. Allí me van a dar 800 euros al mes. Ha llegado el momento de que les ayude yo a ellos», explica.

Durante los tres años que pasen en Alemania recibirán una combinación equilibrada de formación teórica y práctica en una serie de empresas. En concreto, los que han sido seleccionados en esta última remesa van a especializarse en el sector servicios.

«Todo ha sido muy de sopetón. En tres semanas ya tenemos que estar allí», explica Javier Gallego, de 22 años y sin estudios: «No pedían formación, ni siquiera tenemos que saber alemán. Es una oportunidad de vivir una experiencia única», considera.

Natalia Poma-Humke es la directora de Die Academie y la intermediaria entre Baleares y el Gobierno alemán. Ella será quien acompañe a estos jóvenes una vez emprendan su viaje a Schwerin.

«El año pasado enviamos a un grupo de chicos a trabajar con Securitas en Alemania, pero lo pagaba la empresa. En esta ocasión todo el dinero lo pone el Gobierno alemán», explica Natalia Poma Humke, directora de Die Akademie y puente entre el Gobierno Balear y el Ejecutivo germano.

Ella será la que acompañe a los estudiantes una vez hayan terminado la formación y garantice que su estancia sea lo más cómoda posible. «Con 200 de los 800 euros que reciben les buscamos un piso compartido. Además, se les paga el pasaje de avión de ida y vuelta, el trayecto para pasar las vacaciones en su país y el curso de alemán que están haciendo ahora», cuenta Natalia.

Pasarán tres semanas aprendiendo el idioma en Mallorca. Otras cuatro en Alemania. A partir de entonces ya estarán listos para iniciar su formación. Después de seis semanas de prueba serán las propias empresas las que realicen su selección de candidatos. Los elegidos permanecerán tres años en Alemania aprendiendo una profesión. A partir de este momento la suerte está echada: «Tienen muchas posibilidades de quedarse en las empresas y aunque regresen, «traerán mucho consigo... el idioma es la llave del éxito», considera Poma-Hunke.

Algunos seguramente no lleguen a marcharse de la isla. Otros regresarán a casa con los gastos pagados después de la primera criba que las propias empresas llevarán a cabo después de seis meses de prueba. Pero como dice Javier «merece la pena intentarlo y dejar el miedo en casa».