Mapfre, de mutua de agricultores a aseguradora internacional global

La compañía, que cumple esta semana 80 años, está presente en 46 países, cuenta con más de 35.000 empleados y factura más de 25.000 millones de euros al año

ABC
Actualizado:

Mapfre, compañía aseguradora que cumple 80 años de historia esta semana, ha pasado de ser una mutua creada por un grupo de propietarios agrícolas a una multinacional global. Presente en 46 países, con más de 35.000 empleados y 100.000 colaboradores directos, factura más de 25.000 millones de euros al año, más de 4 billones de las antiguas pesetas, moneda con la que firmó su primera póliza en mayo de 1933.

Ese aniversario de su creación llega en un entorno de crisis económica con muchos paralelismos al que le vio nacer, ya que cuando empezó a funcionar, en mayo de 1933, la Gran Depresión azotaba los mercados y la economía real.

Este escenario, como el actual, influyó pero no impidió el desarrollo de Mapfre, que presta sus servicios actualmente a más de 23 millones de clientes y que en los últimos 20 años ha multiplicado por 10 su tamaño.

Inicios

En 1933 se crea la Mutualidad de Seguros de la Agrupación de Propietarios de Fincas Rústicas de España con el fin de asegurar a los trabajadores de las explotaciones agrícolas. Esta asociación había surgido dos años antes para reunir a los agricultores, dueños de propiedades de todos los tamaños, que querían mejorar la productividad del campo y defender sus intereses. Con estas intenciones fundaron Mapfre, además de para cubrir el seguro obligatorio de accidentes de trabajo recién creado.

En esos años el volumen de las primas emitidas en el mercado de seguros en España rondaba los 400 millones de pesetas. El sector agrario representaba una tercera parte del PIB y empleaba a más del 40 por ciento de la población activa. Sin embargo, los seguros agrarios estaban poco desarrollados, por lo que contar con una gestión adecuada fue vital para su desarrollo inicial. En sólo un año de existencia, Mapfre se convirtió en la segunda mutua del ramo de Accidentes de Trabajo, sólo superada por la Mutua General de Seguros.

Tras la Guerra Civil, la Ley del Seguro Obligatorio provocó que Mapfre entrase en el ramo de Enfermedad en 1944 y que, al ampliar sus actividades, ser propietario de una finca rústica dejase de ser un requisito para ser mutualista. Así se abrió la mutua a cualquier persona física o jurídica.

La creación de la Mapfre actual

A partir de 1955, cuando era una pequeña empresa con 169 empleados, se sientan las bases de la entidad tal como la conocemos en la actualidad, extendiéndose su actividad, de forma inicial, a otros ramos aseguradores como Vida, Accidentes o Transportes.

En la segunda mitad de los años 50 el seguro de automóvil era el producto estrella y Mapfre se volcó con un seguro que pasaría a ser obligatorio en 1965. Durante la década de los 70, inició en América Latina su estrategia internacional con las actividades de Asistencia y Reaseguro como puntas de lanza del negocio de Seguros.

En 1975 inicia sus actividades Fundación Mapfre y en los años 80, Mapfre –que ya era la primera entidad aseguradora de España- consolidó su apuesta latinoamericana con un importante esfuerzo inversor, que culminaría en los 90 con la creación de una red propia de distribución de seguros que atendía a las particularidades locales y era similar al modelo de éxito español.

A partir del 2000, se comenzó a percibir la aceleración del crecimiento de las compañías de Mapfre en América Latina, un efecto que se combinó con la diversificación de los canales de comercialización en España.

En 2006 Mapfre abordó una reorganización y un proceso de desmutualización que le proporcionó una nueva estructura corporativa y más capacidad financiera. Estos cambios le permitieron seguir ampliando sus actividades y su expansión internacional. Dentro de esta restructuración las nuevas acciones de Mapfre SA, entidad que integró todas las actividades del Grupo, empezaron a cotizar en Bolsa en 2007.

Desde entonces se ha impulsado la expansión del Grupo con una apuesta por la diversificación geográfica y por mercados de elevado potencial de crecimiento, como Estados Unidos y Turquía.

En 2012, bajo la presidencia de Antonio Huertas, Mapfre iniciado una nueva etapa en la que se está redefiniendo como aseguradora global. En este momento, el negocio internacional aporta ya más del 60 por ciento de las primas y de los beneficios del Grupo.