El nuevo «pisazo» del hijo del ministro de Asuntos Exteriores de Francia pone en jaque su reputación
Fachada del nuevo piso de Thomas Fabius - efe

El nuevo «pisazo» del hijo del ministro de Asuntos Exteriores de Francia pone en jaque su reputación

Fabius es el ministro más rico de Francia y quizá de Europa

Actualizado:

Laurent Fabius, ministro de Asuntos Exteriores, número dos del gobierno de François Hollande, está “tocado” por los escándalos de uno de sus hijos, Thomas Fabius, jugador empedernido, con penosos antecedentes judiciales, envuelto en la oscura compra de un piso de 7 millones de euros, cuando se desconocen sus ingresos y nunca ha declarado el impuesto de las grandes fortunas, como su padre, el ministro más rico de Francia, con un patrimonio de más de 6 millones de euros.

Thomas Fabius (1981) es uno de los dos hijos del ministro de Asuntos Exteriores y Françoise Castro (productora de tv), divorciados. Se conocían desde hace años las temibles aficiones peligrosas del hijo mayor del número dos del gobierno socialista. Pero era de mal gusto evocar su afición al juego, sus amistades peligrosas y sus problemas judiciales, condenado por haber estafado a un argelino que le confió alegremente 195.000 para invertir en un nebuloso negoció común.

Según el semanario Le Point, Thomas Fabius se habría comprado, el mes de junio de 2012, un apartamento de 7 millones de euros. El hijo del ministro afirma que habría pagado esa adquisición con un crédito y una aportación personal, a través de una empresa especializada en negocios inmobiliarios.

Sin embargo, la Justicia ha revelado que, en verdad, la empresa de Fabius jr. no tiene ingresos ni paga salarios significativos. Bien al contrario. Abierta una investigación preliminar, el caso tiene una palmaria dimensión fiscal. En Francia debe pagarse el impuesto de las grandes fortunas a partir de un patrimonio de 1 millón 300.000 euros. Fabius padre paga ese impuesto, declarando un patrimonio de 6 millones 600.000 euros. Fabius hijo no ha pagado el impuesto de las grandes fortunas, con un patrimonio aparentemente superior al de su padre...

Al día de hoy, Thomas Fabius no ha recibido ninguna herencia ni donación familiar. De ahí la investigación judicial en curso, que no prejuzga en absoluto ninguna responsabilidad de ningún tipo. Sorprende, sin embargo, subrayan Le Point y Le Parisien, que la administración fiscal no se haya interesado, hasta ahora, por el emergente escándalo de un joven millonario de oscuros ingresos, con antecedentes judiciales relacionados con una estafa y el mundo de los juegos nocturnos.