INFORME DEL INE

El 13,7% de las viviendas españolas estaban vacías en 2011

Actualizado:

En España había registradas, a 1 de noviembre de 2011, casi tres millones y medio de viviendas vacías (3.443.365), lo que representa el 13,7% del parque total. Un porcentaje que asciende al 18,5 si se toma como referencia la ocupación de los inmuebles construidos entre los años 2002-2011. Es decir, durante buena parte del ‘boom’ inmobiliario español. Son datos correspondientes al Censo de Población y Viviendas 2011, publicado por el Instituto Nacional de Estadística (INE). El organismo dio a conocer en diciembre las cifras correspondientes al censo poblacional, y casi cuatro meses después ha hecho lo propio con las de viviendas.

El estudio –con datos aún provisionales, según se encarga de remarcar el INE- abarca el periodo entre 2002 y 2011, y despieza la estadística en tres clasificaciones: viviendas principales (las que están ocupadas la mayor parte del año), secundarias (segundas residencias o viviendas ocupadas durante las vacaciones), y vacías.

El parque español de viviendas asciende a 25,2 millones, lo que representa un incremento del 20,3% (4,2 millones) respecto a la anterior estadística (2001). El 71% son viviendas principales (lo que el INE clasifica como ‘hogares’), mientras que el 14,6% son secundarias. El resto están deshabitadas (cuando permanece sin ser ocupada, está disponible para venta o alquiler o incluso abandonada).

En la última década analizada, el número de hogares aumentó un 27,5% (de 14,1 millones a 18), casi el doble de lo que lo hizo la población (14,6%). Expertos explican este desajuste entre ambas estadísticas porque hace una década había un mayor porcentaje de habitantes que tenían entre 20 y 30 años. Diez años más tarde, muchos de esos jóvenes ya se habían independizado y formado su propio hogar.

La Región de Murcia, con un 31,1%, y La Rioja (27,4%), fueron las dos comunidades donde más creció el número de viviendas. En el otro extremo se situaron Euskadi (14,4%) y Extremadura (13%). El análisis por provincias refleja aumentos mucho más acusados. Destaca el brutal crecimiento del parque en Almería (45,4%), Guadalajara (37,4%) o Toledo (36%%), si bien el aumento obedece a distintos motivos: en el caso andaluz, por la eclosión de la vivienda asociada al turismo; en el caso de las provincias castellano-manchegas, debido a la aparición numerosos núcleos residenciales próximos o bien comunicados con Madrid.

En cuanto a las secundarias, experimentaron un leve aumento del 0,8% entre 2002 y 2011. En términos cuantitativos casi la mitad de los 3,6 millones de viviendas de este tipo que hay en España se concentran en comunidades de gran tradición turística, como la Comunidad Valenciana (el 17,8%), Andalucía (17,1%), y Cataluña (12,8%). Pero si se tiene en cuenta el porcentaje de segundas viviendas respecto al total, Castilla y León se lleva la palma: casi una de cada cuatro (el 24,6%) son residencias ocasionales. En esta comunidad, relativamente poco poblada pero con un gran número de emigrados que vuelven a su tierra a pasar temporadas de asueto, se encuentra también la provincia con mayor porcentaje de segunda vivienda respecto al total: Ávila, con un 41,9%.

Los datos del INE sitúan a Noja (Cantabria) como la población española de más de 2.000 habitantes con una mayor proporción de vivienda secundaria: nada menos que el 91%. A bastante distancia se encuentra Daimús (Valencia), con un 76% y Llança (Girona), con un 73,9%. En cuanto a los municipios de tamaño superior a los 20.000 habitantes, la lista está encabezada por San Javier (59%), Cullera (58%) y Salou (55%).

El apartado que el INE dedica a las viviendas vacías desvela que el 21,4% de las que hay en España están en edificios construidos en la última década. Las comunidades autónomas con mayor porcentaje de casas sin habitar son Galicia, La Rioja y la Región de Murcia. Ourense (23%), Lugo y Castellón (ambas con porcentajes de en torno al 20%) encabezan la lista por provincias. En el polo opuesto se sitúan las tres provincias vascas, Madrid y Barcelona, con porcentajes inferiores al 11%.

El censo dice que en los últimos diez años el número de viviendas vacías ha crecido en 336.943. Un dato que cuestionan algunos expertos. “Sorprende ese número por escaso. El Ministerio de Fomento contaba, en sus cálculos más conservadores, que de las viviendas nuevas construidas entre 2004 a 2011, unas 700.000 no habían logrado ser vendidas. Yo elevaría este número hasta casi un millón”, sostiene Juanjo Rodríguez, economista estadístico superior del Estado en excedencia, y vocal del Consejo Superior de Estadística del INE. “¿O es que las viviendas vacías viejas se han ocupado todas de repente?”, se pregunta Rodríguez, al que también le parece “extraño” que las estadísticas no contemplen las viviendas en alquiler, como en anteriores ocasiones.

El INE advierte en su nota metodológica que la principal diferencia entre este último censo y los anteriores estriba en que éste “se limita a los edificios que contienen alguna vivienda, no obteniendo información del resto de edificios”. Los datos se han obtenido a partir de una muestra de 1,65 millones de viviendas principales, y unas 700.000 no principales (secundarias y vacías).