Largas escalas y una oferta insuficiente, el legado de la marcha de Iberia de Cuba
Las quejas de los usuarios por el cierra de la línea directa que unía Madrid y La Habana se han multiplicado - jaime garcia

Largas escalas y una oferta insuficiente, el legado de la marcha de Iberia de Cuba

Sólo Air Europa y Cubana de Aviación ofrecen conexiones directas con La Habana

Actualizado:

Al poco tiempo de su expansión internacional, con la inauguración de las conexiones a Londres, Buenos Aires y Roma, Iberia incorporó a su red comercial uno de los destinos que quedarían grabados en su ADN y que contribuyó a forjar su imagen como principal compañía aérea entre Europa —entonces, reincorporándose entre los rescoldos de la Segunda Guerra Mundial— e Iberoamérica:la ruta Madrid-La Habana.Durante más de medio siglo, aquella ruta permitió estrechar los lazos comerciales con la isla. De hecho, España es hoy el tercer socio comercial de Cuba y el primero de la Unión Europea.

Pero, finalmente, los planes de reestructuración de la antigua aerolínea de bandera española y su reprogramación de rutas, que ha afectado a otros destinos del Caribe, han puesto el punto final a esta relación histórica, con la consiguiente indignación de los empresarios con intereses en la zona. Desde el pasado 1 de abril, Iberia dejó de volar a La Habana. La Asociación de Empresarios Españoles en Cuba pidió por carta a la empresa y al Gobierno de Mariano Rajoy que la compañía diera marcha atrás, debido a su impacto en las relaciones económicas entre ambos países, pero resultó en vano. ¿Quién ha llenado el vacío dejado por Iberia? ¿Cómo se puede viajar ahora a la isla?¿Se puede cubrir el trayecto sin escalas?

Air Europa fue una de las compañías que se propuso sacar mayor provecho de la retirada de Iberia. Tras la suspensión de la ruta, la aerolínea presidida por Juan José Hidalgo anunció el aumentó de las frecuencias con la capital cubana.Si antes volaba cuatro días a la semana, actualmente opera un vuelo diario. Esta es la opción favorita para la mayor parte de los antiguos clientes de Iberia, ya que permite llegar al aeropuerto de José Martí sin necesidad de realizar escalas, con una duración total del vuelo de menos de 10 horas. El aparato utilizado (A330-200) tiene una capacidad de 299 plazas, 24 de ellas de «business».

La única alternativa para realizar la ruta de manera directa la ofrece Cubana de Aviación, con dos conexiones semanales. Para el viajero europeo la experiencia puede ser, cuanto menos, atípica. El avión utilizado es el Ilyushin IL-96, de fabricación rusa, un modelo cuatrimotor que Ilyushin (uno de los principales grupos rusos de fabricación aeronáutica, junto con los conocidos Túpolev o Yakovlev) comenzó a comercializar a finales de la década de los 80. El importe de los billetes, eso sí, es habitualmente más reducido que los de la competencia (cerca de 800 euros).

Críticas de los empresarios

Los usuarios de estos servicios critican la retirada de Iberia y creen que la oferta disponible de vuelos, así como su configuración, no es suficiente para satisfacer sus exigencias, especialmente en el caso de los empresarios. «En estos momentos, los españoles y el grupo de empresarios que trabaja en la Isla están limitados en sus vuelos directos desde España a utilizar Air Europa, claramente insuficiente para absorber la demanda actual», explican a ABC fuentes de la comunidad empresarial afincada en Cuba.

El resto de opciones conllevan largas y tediosas escalas (en algunas ocasiones, de más de 20 horas). Entre las múltiples combinaciones, son tres las más rápidas: Air France, a través de París; KLM, vía Ámsterdam, y Virgin, con conexiones desde Londres (Gatwick). Las dos primeras compañías disponen de un vuelo diario, mientras que la firma de Richard Branson ofrece tres aviones semanales. Otra alternativa es la de Aeroflot, la más económica (menos de 700 euros), con escala en Moscú.

Otras alternativas suponen un auténtico periplo, con hasta dos escalas (como en el caso de Madrid-Colombia-Panamá-Cuba). Desde la capital panameña Iberia ofrece un vuelo operado por Copa Airlines.De hecho, a esta conexión indirecta —aparte de una posible conexión a través de Londres— ha quedado relegada la presencia de Iberia, en el que fue uno de sus históricos puertos de llegada.